martes, 13 de mayo de 2014

El arte de Arturo del Castillo





En Argentina hay un canal público muy interesante, que fue creado por el gobierno de los Kirchner con fines educativos y de difusión cultural. Tienen muy buenos documentales de producción propia y otros programas de algunas de las grandes cadenas de televisión del mundo. Llegué a él hace un tiempo por una serie de documentales musicales sobre rock argentino, grabados en alta definición y con la conducción de Lalo Mir, que en los ochenta trabajó en la radio Concierto en Chile. El asunto es que he visto varios programas y descubrí que uno de ellos es sobre la historieta argentina. Se llama "Continuará" y es conducido por el periodista y guionista de historietas, Juan Sasturain, autor de la serie Perramus.


Este programa ya va en su quinta temporada y en cada capítulo aborda un hito de la historieta allende Los Andes. En la segunda temporada, incluyeron un capítulo sobre el arte de Arturo del Castillo (1925-1992), dibujante chileno nacido en Concepción bajo el nombre de Arturo Pérez del Castillo y hermano del dibujante Jorge Pérez del Castillo, quien firmaba como J. Pérez del Castillo y que trabajó en Mampato.

Les dejo el capítulo que está disponible en Youtube. Quienes quieran descargar éste y los demás episodios de esta estupenda serie documental, lo pueden hacer inscribiéndose como usuarios en el sitio web del canal Encuentro (http://www.encuentro.gov.ar). La mayoría de los capítulos se pueden descargar en alta definición y disfrutar en un buen televisor. Es un documental altamente recomendable para los fanáticos del noveno arte.




En Mampato, Jorge Pérez del Castillo ilustraba las novelas seriadas y dio vida a algunas series muy interesantes pero lamentablemente descontinuadas, como es el caso de la historia sobre Chañarcillo. Suyas son también las ilustraciones sobre "La máquina del tiempo", de George Herbert Wells.

Pero su hermano Arturo es mundialmente conocido por su larga trayectoria como dibujante de historietas, especialmente de western. Este género es quizás uno de los más populares en la historieta de los años cincuenta y sesenta. Entre los más interesantes dibujantes de este género que he podido leer, fuera de aquellos que pertenecen a la escuela franco-belga, se cuentan el argentino José Luis Salinas, con su obra Cisco Kid; el español Víctor de la Fuente, con su personaje Sunday, obra del guionista Víctor Mora; y el chileno Arturo Pérez del Castillo. O simplemente Arturo del Castillo, como se le conoció en Argentina.

Un dibujante de gran calidad, con un dominio no sólo del cuerpo humano sino del lenguaje del arte secuencial, como le llamó Will Eisner a la historieta. El documental del canal Encuentro no ahorra en elogios para este gran artista nacido en Chile. Como buenos argentinos, ellos lo consideran simplemente un "mostro" del noveno arte. Prueba de ello es que llegó hasta lo más alto en el mundo de la historieta. no sólo porque sus obras fueron expuestas en el Louvre alguna vez sino porque en 1980 fue galardonado con el Premio Yellow Kid, que ha sido considerado el equivalente al Nobel en el campo de la historieta. Hasta donde sé, es el único dibujante chileno que lo ha recibido.


Curiosamente, fue su hermano Jorge quien lo invitó a probar suerte como dibujante en el vecino país, lo que sucedió en 1948, y donde llegó a formar parte del patrimonio cultural argentino.  Es allí donde colaboró con conocidas revistas y guionistas, entre los cuales destaca Germán Oesterheld, el autor de "El eternauta". Su estilo preciocista llegaba prácticamente a la perfección en cuanto al uso de la pluma. Es cosa de ver cualquiera de sus viñetas del período de "Randall the killer" para comprobarlo. Lamentablemente, no he podido encontrar una edición integral de su obra ni tampoco alguna edición con parte de su trabajo, que esté a la altura de su prestigio. Por contra, sus lectores han editado digitalmente casi toda su obra y se han preocupado de restaurarla para deleite de quienes no lo conocen, aunque la serie que lo llevó a la fama, "Randall the killer", no se encuentre completamente restaurada pues en el suplemento Hora Cero se publicó un total de 285 páginas dibujadas por Arturo del Castillo. Yo solamente he visto digitalizadas unas 45 de ellas.

Sin embargo, Arturo del Castillo no solamente dibujó western. Además de las novelas románticas que ilustraba en sus inicios como dibujante, y que mencionan en el documental, dibujó algunas notables novelas históricas, como "Los tres mosqueteros", y otras de corte histórico. Son estas últimas las que me gustaría poder conseguir pero parece que no están disponibles aún. Ojalá algún editor se atreva a rescatar la obra de este gran dibujante. Le escribiré a Manuel Caldas -el editor de las mejores versiones de "El Principe Valiente", "Cisco Kid" y ahora del Tarzán de Russ Manning- por si se anima a rescatar esta obra magnífica del noveno arte.

Además de la biografía que puse al inicio de esta entrada, que digitalicé de un número de la revista Bandido, les dejo esta otra biografía aparecida en la revista Saloon, revista española dedicada a la historieta western y que se publicó en 1981.


Después de ver el capítulo sobre Arturo del Castillo se me ocurrió publicarlo en el blog, comentarlo y compartir algunos de las cosas que produjo. De este modo, tomé algunos de los trabajos que se han compartido en el foro del CRG, para que quienes no lo han leído aún, puedan hacerlo. Aunque también se encuentran ediciones en color, yo prefiero sus trabajos en blanco y negro porque resaltan mejor su talento con la pluma. Su estilo es muy distinto al de su hermano Jorge. Bueno, podrán apreciarlo descargando algunos de sus trabajos en los enlaces siguientes. Que lo disfruten.


5 comentarios:

wichiluca dijo...

Gran post sobre un tremendo dibujante.

Gracias Mayoneso, por el post y por tu maravilloso blog

Mambrú dijo...

Muchas gracias, Manganeso. No tenía registros de Arturo del Castillo, que me parece un dibujante magnífico. Muy en línea con el post pasado sobre Juber.
La viñeta que aparece en la imagen del video me recuerda mucho a Hal Foster. Aunque el estilo no es el mismo, parece posible identificar una cierta influencia del canadiense en el chileno, que se verifica en otros dibujos sin la temática de la caballería. Y ello me devuelve a una pregunta que hace tiempo me hago obsesivamente: ¿por qué Foster no eligió a un dibujante que estuviera a la altura del proyecto de continuar su obra en el "Príncipe Valiente"? Nuestros Juber y Arturo del Castillo, o el español José Ortiz (que dibujó Tarzán) son buenos ejemplos de que no debía ser tan difícil encontrar un autor que, sin alcanzar la maestría de Foster (tampoco se pueden pedir imposibles), diera el ancho y tuviese la calidad que el proyecto requería. En vez de eso, eligió a Cullen Murphy y mató al hijo de sus entrañas...
Un saludo
Mambrú

Mayoneso dijo...

Tienes razón, Mambrú. Ese dibujo que se ve en el video parece una escena del PV. Y claro que Foster podría haber escogido un mejor dibujante que continuara su tarea. Por último, podría haber hecho lo que hicieron los músicos de Journey para reemplazar a Steve Perry: un concurso que les permitiera escoger al que más se le parecía. Aunque fuera filipino.

Respecto a Arturo del Castillo, la verdad es que es simplemente fuerade serie como dibujante. me he estado leyendo todo lo que he pillado de él y es realmente estupendo.

Felipe Widow Lira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mambrú dijo...

Del castillo, por lo que se ve en los archivos que subiste, tiene una faceta muy 'brecciana' (aunque sin llegar a los extremos del argentino), en la que predomina un dibujo expresionista de líneas esenciales y muchos contrastes, casi con abuso del negro (Breccia, al menos, pienso que abusa). Pero también tiene otra faceta de un realismo más clásico, como se ve en las viñetas publicadas en esta página: http://deskartesmil.blogspot.com/2007/10/arturo-del-castillo.html
Lo cual, en mi opinión, duplica su genialidad, porque revela que aquel primer estilo no es una fachada que esconde sus falencias técnicas, como suele suceder con otros autores.
Seguiré buceando en internet, a ver si consigo esas historias de mosqueteros y romanos, que pintan verdaderamente bien.
Un saludo
Mambrú