domingo, 25 de diciembre de 2011

Especial Navideño de Themo Lobos y El pingüino

Esperando que nadie se moleste, comparto este especial navideño preparado a partir de colaboraciones de Themo en la revista El pingüino. Que lo disfruten.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Themo Lobos - Refinería de Petróleo Concon (1993)

Uno de mis queridos amigos, Leonardo Lazcano, me ha regalado esta versión digital de otro de los trabajos de Themo realizado para una compañía chilena. En esta oportunidad se trata de un trabajo sobre la refinería de petróleo de Concón, la misma ciudad en la que reside actualmente Themo. Data de 1993 y lleva ese característico sello del maestro.

Al parecer sólo nos faltaría lapublicación que hizo Themo sobre Isla de Pascua. Creo recordar que alguien lo mencionó alguna vez aquí en el blog.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Los maestros cerveceros [Van Hamme & Vallès]


Estimados amigos, no acostumbro subir material que haya sido digitalizado y editado por otros internautas y menos sin su consentimiento porque hay un código tácito respecto a reconocer a los digitalizadores y editores originales del material que se comparte en la web. Sin embargo, esta vez hago una excepción por dos principales razones. En primer lugar, porque no he podido preparar material propio debido a que he decidido abandonar Windows y cambiarme a Linux. Mi hijo mayor me convenció de ello y hasta aquí me ha parecido una buena decisión. Solamente debo aprender a usar bien las herramientas equivalentes a las que suelo utilizar para digitalizar y editar mis revistas.

En segundo lugar, porque me encontré en el foro de Avaxhome con esta edición en castellano de una serie que leí hace algunos años en su edición en francés y que me cautivó. Se trata de una historia escrita por el reconocido guionista belga Jean Van Hamme (1939), autor de otras obras maestras de la BD franco-belga, como la serie XIII, Largo Winch y Torgal, entre las más conocidas por los aficionados al noveno arte. Es uno de mis guionistas preferidos, especialmente en ese complejo género que combina el drama, el suspenso y la acción.

Los dibujos de esta serie están a cargo del francés Francis Vallès (1959), a quien conocí también como el dibujante de una serie que se llama "Rafales". Aunque sus dibujos, en especial la figura humana, tienen bastante de hieráticos, debo reconocer que sus viñetas resultan ser muy fidedignas en lo que respecta a la representación de los paisajes y épocas que aborda en sus dibujos. Además, cada una de ellas comunica mucho más que el texto que las pudiera acompañar. No sé si eso es mérito del dibujante o del guionista pero es algo que me seduce en esta serie que comento hoy.

La serie "Los maestros cerveceros" -que en su versión original en francés se llama "Los maestros  de la cebada" - está compuesta por ocho extraordinarios volúmenes, cada uno de los cuales gira en torno a un personaje central y una eṕoca determinada, comenzando en 1854 y llegando hasta nuestros días. El hilo que une toda esta larga historia es la de una familia que posee una de las más importantes cervecerías de Bélgica. Claro que todo partió con los sueños de un muchacho que rápidamente sucumbió ante la vorágine del poder, la ambición y el dinero, dando vida así a un pequeño imperio comercial cuya historia nos narra con maestría la dupla de Van Hamme y Vallès.

Quienes la hayan leído supongo que se habrán sentido igualmente cautivados por ella. Quienes aún no lo han hecho, tienen una buena oportunidad para hacerlo y disfrutar de esta verdadera obra maestra. Creo no exagerar en esto, aunque siendo un simple aficionado y no un profesional de la historieta, bien pudiera ser que se trate de una más de las buenas historias que ha producido la BD franco-belga.

Bueno, no queda más que desearles buena lectura y si les gusta, la pueden encargar por Amazon España. Yo ya he encargado varias historietas y hasta aquí todo ha funcionado bien, de modo que agregaré ésta a mi lista de pedidos. Amazon España tiene algunas historietas a menor precio que en Amazon Francia y sus costos de envío son también algo menores, de manera que vale la pena darse una vuelta por su sitio web y cotizar para esta Navidad.

Quienes son usuarios de Linux no sé qué programa utilizarán para visualizar historietas pero descubrí Comix y funciona de maravillas. Me gusta más que mi fiel Cdisplay porque creo que hace un mejor uso de los recursos del sistema y es más fácil navegar por las páginas de un archivo cbr.

Bueno, gracias a quien digitalizó esta serie. No aparecía su nombre en el post de Avaxhome pero supongo que debe ser alguien conocido en la comunidad de escaneadores de historietas. Aunque la resolución es algo menor a la que acostumbro a usar yo, me parece que es bastante aceptable.

Resubí los ocho volúmenes de esta serie, esta vez individualmente:

Los Maestros Cerveceros 07 - Frank 1997.cbr

jueves, 24 de noviembre de 2011

Cabrochico 52 [Alicia]


Nuestra amigia Alicia me envió hace tiempo este ejemplar de la revista Cabrochico y que sólo recién comparto. No por egoísmo sino porque no había tenido el tiempo suficiente para poder editar correctamente. Pero más vale tarde que nunca, dice el refrán.

Seguimos así sumando números a nuestra colección digital de esta añorada revista infantil. Tengo pendiente otro número que me envió Hugo Riveros, espero poder compartirlo lo antes posible. Antes habrá otros aportes que tengo ya casi listo y que también esperan desde hace varios meses.

La portada de esta revista es de Néstor e incluye una historieta de Mini, la niña que también dibuja Néstor con guión de Diego Echeverría. Podrán disfrutar también de una historieta del niño Mañungo, el célebre personaje dibujado por Guidú, con guión del mismo Diego Echeverría; y un cuento dibujado también por Guidú con guión de Sonia Silveira.

Vayan nuestros agradecimientos a Alicia por su trabajo de digitalización.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Yugurta, el león del desierto [Hermann & Vernal]


Estimados amigos y visitantes del blog, he aprovechado de respaldar otra de mis adquisiones que comparto aquí con ustedes. Se trata de la serie Yugurta, escrita por Jean-Luc Vernal y dibujada en un comienzo por Hermann, el que luego fue reemplazado por Franz. A ambos dibujantes los conocimos en Mampato.

En lo que se refiere a esta serie, me parece recordar haber leído algún episodio también en Mampato, pero no estoy del todo seguro. En cualquier caso, este volumen que hoy comparto proviene de una edición española. Es el único número que tengo en español pero compré hace un tiempo los dos primeros volúmenes de la edición integral en francés que están siendo publicados por Le Lombard. Justo esta semana salió a la venta el tercer volumen integral de esta magnífica serie histórica y lo tengo en mi lista de pedidos a Papá Noel.  No sé si hay planes de editarla en castellano pero valdría realmente la pena porque es una magnífica serie.

Yugurta fue un personaje histórico que vivió en el siglo II a.C. en los tiempos de la conquista romana de España y el norte de África. Era el sobrino del Rey de Numidia, aliado de los romanos, quien no veía con buenos ojos la popularidad del joven guerrero pues constituía una amenaza para sus hijos Jumpsal y Aderbal. Así, Yugurta se ve envuelto en una trama de conjuras y conspiraciones que son la base de esta historieta histórica que estoy seguro les gustará a quienes aún no la hayan leído.

El escritor Gayo Salustio Crispo, nacido en el año 86 a.C. y más conocido como Salustio, escribió la historia de este príncipe y guerrero númida y la pueden leer porque es muy interesante. Yo la tengo en uno de los volúmenes de la colección de clásicos griegos y latinos de la Editorial Gredos. En su relato, Salustio es menos complaciente con Yugurta que lo que aparece en esta historieta, como cuando decide sobornar a los senadores romanos enviando a sus embajadores con mucho oro y plata, pero aporta la base de la historia que desarrollaran Hermann y Vernal.

Está de más decir que el dibujo de Hermann es soberbio y que lo es también el de Franz en las siguientes historias de este joven guerrero númida. En cuanto a la calidad de esta edición digital, podrán apreciar ustedes mismos que se trata de una versión para disfrutar en una pantalla de alta resolución y cuyos colores son muy vivos. Lamentablemente, a los editores españoles se les pasó la mano con la aplicación de un color violeta en una viñeta y opacó el texto que en ella se incluía, pero es realmente un mínimo detalle dentro de una producción de gran factura.

Los amantes de la historia, o simplemente a quienes disfrutan de las series de aventuras, de seguro que les gustará ésta.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Estamos puro dando la hora

Para calmar los ánimos, qué mejor que un buen chiste de nuestro querido Condorito. Esta es la contraportada del último número de la edición de colección que salió a circulación esta semana. Para que veamos que no somos los únicos que estamos dando la hora, jajajajaja.

jueves, 17 de noviembre de 2011

"Mampato siempre fue de izquierda" (Themo Lobos)


En la edición de hoy del semanario The Clinic, viene una entrevista a Themo Lobos, a propósito de la re-edición de las aventuras de nuestro colorín amigo. La entrevista la hizo la periodista Macarena Gallo y en ella Themo habla sin censura sobre política, la Iglesia, su ateísmo, entre otros temas controvertidos.

El título de esta entrada corresponde al titular que escogió la revista para la entrevista a Themo. El octogenario dibujante sostiene que Mampato fue siempre de izquierda tal como lo fue él mismo. También cuenta que en una oportunidad, en la década de los setenta, mientras daba una charla sobre la historieta en la Universidad de Santiago, lo interrumpió alguien que él identificó como agente de la dictadura y que le preguntó por las implicancias políticas de la historia del árbol gigante y la rebelión de los mutantes. Themo dice que le respondió en broma que "los mutantes unidos jamás serán vencidos". Luego agregó que quien vea implicancias políticas en sus historietas, está en lo correcto.

Pues bien, sé que a muchos les incomoda esta asociación que hace Themo entre su personaje y determinadas ideas políticas. Lo hemos debatido en varias oportunidades y hasta ha habido algún altercado en este blog debido a ese tema. Ciertamente, cada cual es libre de hacer la lectura que prefiera pero no han sido ni Ferjus, ni Thorkild el cruel, ni el Capitán San Bruno, ni el Duque De la Vileté quienes han sido descritos como héroes o salvadores de la patria en sus historietas. Eso es justamente lo que Themo plantea en esta entrevista, su toma de posición en los conflictos y antagonismos que describe siempre está del lado de los que sufren, del lado de los oprimidos y contra los poderosos y explotadores. Para Themo, como para muchos de sus seguidores, eso es ser de izquierda.

A su edad, Themo mantiene ese espíritu libertario que plasma en sus historias y reafirma ese humor que le conocimos. Se permite burlarse de los curas sinvergüenzas como Karadima, cuenta una anécdota sobre Piñera en los tiempos en que éste era dueño de la Editorial Los Andes y opina sobre su gobierno, sobre Bachelet y muchos temas más. Entre ellos, opina sobre el conflicto estudiantil y junto con afirmar que Mampato lucharía por los derechos de los estudiantes, agrega que a la vez habría que denunciar el bajo nivel de muchos de los profesores, empezando por el presidente del Colegio de Profesores, a quien llama "Gargajo" en lugar de Gajardo. Le critica la utilización de la palabra "nadien" en lugar de "nadie". Así no se puede, jajaja. Ese es Themo.


También aporta algunos datos sobre la re-edición de las aventuras de Mampato. Por ejemplo, cuenta que coloreó las historietas con la tinta que se usa para las impresoras, pero lo hizo a mano ¿qué tal? Supongo que aplicó pinceles no más. Me parece notable.

Quienes quieran leerla, tendrán que comprar este pasquín porque aún no está disponible en su sitio web. 


miércoles, 16 de noviembre de 2011

Mampato en el Oeste


Finalmente me compré los dos nuevos álbumes de Mampato incluidos en la nueva colección de las aventuras de nuestro pelirrojo amigo, editadas por Random House Mondadori bajo sello Sudamericana. Aunque lamentablemente no hay versión en tapa dura de estas nuevas aventuras y, según me dijeron en la librería, no la habrá. De todos modos, vale la pena tenerla porque se trata de una edición de buena calidad. Desde el papel hasta el encuadernado. Habría sido lamentable que sucediera lo mismo que con la reedición de la revista del Doctor Mortis, cuyo primer número compré pero que por la pésima calidad del papel, preferí no seguir adquiriendo. En este caso, al menos la calidad no decepciona, sin ser nada extraordinario, a decir verdad ¿Costará mucho que un editor haga las veces de tal y no se limite simplemente a imprimir una historieta ya conocida por todos nosotros? ¿Por qué no agregarle valor y acompañar la edición con información sobre el autor, sobre el contexto histórico en que se desenvuelve la historia, así como datos sobre el proceso de creación? Me imagino que se le podría preguntar a Themo acerca de cómo se le ocurrió dibujar esta historia, en qué se basó, que muestre algunos bocetos, etc. Si a eso se le agrega información histórica sobre los personajes y lugares que conocerá Mampato y todo ello se edita en tapa dura con una cantidad mayor de páginas, con papel de mayor gramaje y de mejor calidad, estoy seguro que muchos estarían dispuestos a pagar un mayor precio por un producto semejante.Pero bueno, seguramente el cálculo es que no hay mercado para algo así porque no me imagino que se trate de un problema de falta de ideas. Aunque a veces sorprende descubrir que se trata más de lo último que de lo primero.
Bueno, podrán apreciar que las portadas no fueron dibujadas especialmente par esta edición. En el caso de la primera parte, corresponde a la portada que apareció en la revista Cucalón, donde Themo publicó esta aventura teniendo que dibujar las primeras páginas por cuanto en la edición de Mampato fueron dibujadas por Oskar con guión de Eduardo Ojeda.

La segunda parte, utiliza como portada una de las viñetas de la historieta, aquella en que Ogú decide ir a darle su merecido a los renegados, haciendo frracasar el plan original de Mampato que disfrazado de indio pensaba conducirlos hasta territorio piel roja.


Las viñetas fueron coloreadas al estilo de las reediciones de Mampato de Dolmen y de Juan Sáez Editor, vale decir, pintadas a la acuarela, aunque desconozco si se trata exactamente de eso o bien es color aplicado que busca emular la acuarlea. En cualquier caso, me pareció que quedó bastante bien, tal como lo pueden apreciar en la siguiente página tomada de esta edición.

Al igual que en anteriores reediciones de las aventuras de Mampato, al parecer Themo debió redibujar algunas viñetas. Por lo que tengo entendido, es debido a que a él se le han perdido las planchas originales y pareciera que lo que hace es copiarla de alguna de las que fueron publicadas originalmente. Son aquellas páginas en que el dibujo se nota mucho más débil y que muchos de nosotros pensamos que tal vez las dibujó algún nieto o bisnieto de Themo. En realidad, estoy casi seguro que fue el propio Themo quien lo hizo, solamente que a sus años el pulso ciertamente ya no es el mismo. De todas formas, me pregunto si no habría una forma más fácil de recuperar una plancha extraviada.

Bueno, disfruté mucho releer esta historieta y mis hijos estaban fascinados porque no la conocían en esta versión de colección. Sólo resta animarlos a visitar la librería y adquirirla puesto que sólo así podemos contribuir a que se puedan seguir publicando las restantes que están prometidas. y quién sabe, tal vez a futuro a alguien se le ocurra invertir en una colección integral de las aventuras de Mampato, al estilo de las hermosas ediciones a que nos tienen acostumbrados las grandes editoriales europeas.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Verano indio [Hugo Pratt & Milo Manara]


En la Biblioteca de Santiago hay una interesante sección de historietas. No tienen todo lo que uno quisiera pero es más de lo que suele haber en otras bibliotecas públicas. Allí he encontrado las aventuras de Blueberry y varias otras de mis series favoritas.

El otro día entré a echar un vistazo a la sala para mayores de 18 años y en ella encontré gran cantidad de historietas, entre las cuales había algunas de Milo Manara. Una de las que pedí es ésta que hoy comparto aquí. Se trata de una historieta escrita por Hugo Pratt con dibujos de Manara, "Verano indio", una historia que integra todos los elementos de la tragedia. Para quienes no la hayan leído, se trata de una historia ambientada en la época de la colonización europea en Estados Unidos, específicamente a comienzos del siglo XVII, en la costa este, evidentemente. Allí, un muchacho mata a dos indios de la tribu Squando al sorprenderlos violando a una joven habitante del cercano poblado de New Canaan, y quien es sobrina del Reverendo Black, un personaje que nos recuerda el lado más siniestro de los salvadores de almas. 

Este asesinato que comete Abner Lewis, el hijo de una "mujer impura" que en su momento ocupó también el lugar reservado a las víctimas sacrificiales, desata una secuencia de acontecimientos que giran en torno a un puñado de sórdidos personajes. Como buena tragedia, la sangre y la violencia sacuden de inicio a fin esta historia en la que víctimas y victimarios se ven atrapados en la violencia más cruda y antigua que conoce la humanidad, aquella que se origina en el deseo y para la cual las prohibiciones y entredichos culturales resultan insuficientes. Esa violencia ancestral, que concluye inevitablemente en el asesinato, se conjuga aquí de un modo magistral y nos devela esa verdad oculta desde la fundación del mundo: la de una sociedad erigida sobre la sangre de inocentes y una historia que no es otra que la historia de víctimas y victimarios.

Así como Hugo Pratt sorprende por un guión que desde el comienzo cautiva por la fuerza argumentativa y la tensión que despliega, lo mismo sucede con el magistral dibujo de Milo Manara. Siempre he dicho que para mí un buen dibujante es quien domina el arte de la figura humana. Y Manara ciertamente lo es. Aunque sus personajes femeninos se parecen demasiado entre sí. De hecho, todos me recuerdan a Miel, aquella hermosa muchacha de "El perfume del invisible". Aún así, su arte me parece uno de los mejores dentro del mundo de la historieta. Y la maestría de Manara en el dibujo se conjuga con la maestría de Hugo Pratt para narrar una historia extraordinaria y con un trasfondo antropológico notable. Recuerdo que la primera vez que la leí me sorprendió que recién en la décima página apareciera el primer diálogo. Las nueve primeras páginas no tienen texto alguno pero son páginas cuyas viñetas dicen mucho más de lo que probablemente podría haber dicho un texto escrito y atrapan la atención del lector desde el inicio. Si pareciera que hasta se escuchara el sonido del mar mientras uno observa a esos indios acechando a la joven sobrina del Reverendo Black.

Bueno, sé que esta historieta se puede encontrar fácilmente en la web. Sin embargo, he querido hacer mi propia versión digital de esta edición de lujo que publicara la editorial Norma, y que incluye una serie de bocetos y acuarelas de Manara. Con 1920 pixeles de ancho y la mejor edición posible de las viñetas que la componen, creo que es una edición para miradas exigentes. Espero que les guste.

lunes, 31 de octubre de 2011

Yoko Tsuno: El cañón de Kra


Para reanimar un poco este blog, comparto con ustedes una historieta que compré hace un tiempo en el persa Bío-Bío. Se trata de uno de los álbumes de la serie Yoko Tsuno, del dibujante belga Roger Leloup (1933), quien creó en 1970 esta serie protagonizada por esta joven de origen japonés, de apariencia frágil, pero que en sus aventuras demuestra no sólo mucho coraje sino que además resulta ser muy inteligente. Ingeniera en electrónica, es además una experta piloto aeronáutica, y junto a sus amigos Pol y Vic protagonizan variadas aventuras que tinen muchos ingredientes de ciencia ficción y del género fantástico.

Conversando sobre esta serie con nuestro amigo Mambrú,  le decía que me parecía que los dibujos de Leloup eran desproporcionados, especialmente en lo que se refiere a la figura humana, la que me parecía rígida y con rostros inexpresivos. Siempre he pensado que para ser un buen dibujante se debe dominar la figura humana y eso requiere no sólo mucho ejercicio sino que también mucho conocimiento de la anatomía humana. No por nada los grandes dibujantes de la escuela franco-belga han salido de las escuelas de bellas artes. En todo caso, Mambrú me hizo ver que Leloup era un experto en el dibujo de ciudades, así como dibujaba también con gran maestría aviones y otros ingenios aeronáuticos. Y tenía toda la razón, aunque sus personajes me parecen desproporcionados, la verdad es que sus dibujos de aviones y ciudades son muy rigurosos y compensan ampliamente la menor calidad de sus dibujos humanos.

Esta edición digital la preparé íntegramente y es de una muy buena calidad. La mayoría de los álbumes que he encontrado de esta serie en la web están muy mal digitalizados, pero pueden descargar con entera confiaza éste y disfrutar de esta serie de aventuras.


lunes, 17 de octubre de 2011

Cabrochico 42 [Hugo Riveros]


Pido disculpas por no haber subido nuevo material con la frecuencia esperada. La verdad es que no he tenido tiempo para poder preparar con calma nuevas revistas y he hecho esperar más de la cuenta a los amigos y visitantes del blog.

Para ir saldando esa abultada cuenta es que comparto hoy este número de la revista Cabrochico. Se trata de un ejemplar que me envió nuestro amigo Hugo Riveros hace ya algunos meses. Aunque su portada evoca más bien los fríos meses de invierno, no estará de más disfrutar esta revista en plena primavera.

No comentaré su contenido porque no he tenido tiempo de leerla en detalle pero seguramente se trata de un muy buen número.En la tapa trasera viene una de esas ilustraciones con los uniformes hstóricos del ejército chileno, para quienes disfrutan de los temas militares.

Gracias a Hugo y disculpas nuevamente por tanto retraso.


domingo, 16 de octubre de 2011

Albert Weinberg [1922-2011]

El pasado 29 de septiembre falleció el destacado dibujante belga Albert Weinberg. Nacido en la ciudad de Lieja un 9 de abril de1922, Weinberg abandonó sus estudios de derecho para tomar los lápices y pinceles y abrirse pas en el mundo de la historieta en el país de Tintin. trabajó como asistente de Victor Hubinon, el creador de Buck Danny y otras series clásicas. También contribuyó como guionista en varias aventuras clásicas, como por ejemplo en la aventura de Corentín y los pieles rojas.

Pero su personaje más famoso ha sido, sin duda, Dan Cooper. Es a través de esta historieta que supe de su existencia y es con ella con la que se ganó mi admiración y respeto. Afortunadamente tengo los doce tomos de la edición integral de Dan Cooper, además de algunos de los álbumes individuales que se publicaron en Mampato, y gracias a ellos he podido disfrutar de este tremendo dibujante. Nunca olvidaré la primera aventura de Dan Cooper que leí en Mampato y la impresión que me dejaron esos extraordinarios aviones que Weinberg dibujaba con gran maestría.

sábado, 1 de octubre de 2011

Rahan - La playa prohibida


Como he estado falto de tiempo para hacer mis propios scans o editar los que aún adeudo, comparto esta edición española de Rahan que encontré en un foro rumano. La gracia de quienes hablan lenguas romances es que es relativamente fácil entender casi cualquiera de ellas, de modo que seguramente por esa razón en dicho foro alguien posteó esta edición de Rahan.

Desconozco si el escaneador es el mismo que lo subió pero me sospecho que no. El archivo estaba en formato pdf así que lo transformé en cbr y lo subí a Mediafire. La calidad quedó bastante decente, así que descarguen con confianza.


martes, 27 de septiembre de 2011

Jean Giraud y Hugo Pratt


Nuestro amigo Servando nos sugiere ver este vídeo en que aparecen Jean GIRAUD (Moebius y Gir) y Hugo PRATT, los conocidos dibujantes de historieta. En él podrán apreciar la maestría de estos geniales dibujantes, quienes deben crear una historia a partir de cuatro onomatopeyas imaginadas por Jean Claude FOREST y Joseph GILLAIN (más conocido como Jijé). Con estas cuatro onomatopeyas, construyen una historia en 3 viñetas, introduciendo en ellas sus conocidos personajes:  Blueberry, en el caso de GIRAUD y Corto Maltese, del italiano PRATT.

Este vídeo corresponde a la emisión "Tac au tac"  del 20 de mayo de 1972.

domingo, 18 de septiembre de 2011

La BD franco-belga en Mampato: segunda parte [Mambrú]



Estimado Manganeso,

Como le adelantaba en el comentario anterior, aquél descenso en la calidad de las historietas publicadas por Mampato no fue la única consecuencia de su asociación con la revista Pif. Cuando la revista Vaillant se transformó en el semanario Pif, introdujo dos grandes innovaciones: un gadget semanal de regalo (de aquí que la revista fuera conocida, también, como “Pif gadget”) y la desaparición de las series de continuidad, publicando historias completas en un solo número y, consecuentemente, reduciendo su largo a un máximo de 20 páginas (aunque, frecuentemente, alcanzaban sólo las 10). Esta segunda innovación se trasladará a la revista Mampato, que no sólo verá radicalmente reducida la cantidad de series franco-belgas que aparecían en sus páginas (ya sólo será posible encontrar una por número), sino que perderá también el atractivo de la continuidad, que mantenía a sus jóvenes lectores en vilo durante largas semanas (“Corentín y el puñal mágico” y “El secreto de Dan Cooper” llegaron a estar ‘en cartelera’ durante ¡22 semanas!). Así, de las 35 historietas franco-belgas (27 procedentes de Pif) publicadas durante la etapa de Isabel Allende, 18 terminaron en un solo número, 15 alcanzaron los dos capítulos, una llegó a los tres, y también sólo una tuvo una duración un poco mayor (la reaparición de Bernard Prince, en seis capítulos, cuando la dirección de Isabel Allende tocaba a su fin. Quizá ya soplaban vientos de cambio). Durante igual período de tiempo anterior, con Eduardo Armstrong en cabeza, se publicaron 23 series franco-belgas, número engañoso si no se considera que la duración de las mismas era entre tres y cuatro veces mayor en cuanto a número de páginas, de modo que la presencia de estas series en Mampato, con Armstrong, casi triplicaba a la que luego tuvieron con Allende.

Pero aún habrá una tercera consecuencia de esta asociación con Pif, quizá la peor de todas: la revista francesa publicaba sus series realistas en blanco y negro y, como resultado de ello, en Mampato se decidió colorearlas. Pero, por alguna incomprensible razón, el trabajo que se hizo en esta materia fue de pésima calidad. Así, si antes Mampato se había destacado por los magníficos colores de sus historietas, a veces mejores que los de las mismas ediciones europeas, y sin duda superiores a los de otras ediciones hispanoamericanas, como las de la Editorial Novaro, ahora se destacaría por la bajísima calidad de esos colores. Y si ya los dibujos de las nuevas series no eran tan buenos como las de algunas anteriores, para peor quedaban ocultados por unos colores en el límite de lo tolerable.

 Imagen 6:

Imagen 7:


Imagen 8:

Como siempre sucede en estas materias, estos juicios generales habría que matizarlos al descender a cada caso particular, ya que las historias publicadas fueron muchas y la calidad irregular, pero lo que intento decir es que, como tendencia general, la calidad de los colores de las historietas venidas de Europa, durante este período, fue sencillamente malo. Algunos ejemplos particulares dicen más que muchas palabras, por ello estas líneas se acompañan de una viñeta de Thor con calzoncillos rosados (podemos imaginar que en la prehistoria habría menos prejuicios que hoy – imagen 6); u otra de la bella Ohama corriendo con un lindo traje de dos piezas en rojo cardenal, mientras huye de un extraño rinoceronte de color entre azul y morado (imagen 7); y si de animales extraños se trata, nada mejor que el caballo azul de Simón el vengador (imagen 8); y, si confundimos párpados con ojos, transformamos a un conductor de diligencias en terrorífico zombie (imagen 9); y hay que cuidarse del café que prepara Comanche, porque nos puede dejar súbitamente pálidos, como le pasó a Billy Trent (imagen 10); y el propio Billy Trent debiera recurrir menos a los tintes del cabello, mira que pasar del amarillo en una página, al naranjo en la siguiente y al rojo dos más allá es, quizá, demasiada vanidad (imagen 11); no menos sorprendente es la capacidad de cambiarse de ropa que tienen algunos personajes: amarillo en un instante, y rosa al siguiente (imagen 12).

Imagen 9:
Imagen 10:

Imagen 11:

Imagen 12:

Quizá alguno podrá pensar que esta pésima calidad no se debía a una mala política de la dirección de la revista, sino a la necesidad de colorear historietas recibidas en blanco y negro. Pero esa razón cae rápidamente si se advierte que la mala calidad de los colores se mantiene en las series de Tintin que se publicaron durante el período (recibidas en color), como prueban las planchas de Howard Flynn y Tunga que acompañan estas líneas (imágenes 13 y 14).

Imagen 13:
Imagen 14:

Y que estas condiciones de calidad estuvieron íntimamente ligadas a los criterios de dirección de Isabel Allende se demuestra, a su vez, si se mira lo que sucedió inmediatamente después de que ella dejara el cargo: al asumir Vittorio di Girolamo, en los siguientes 20 números aparecen, sucesivamente –y junto a las dos últimas historias de Thor y Oso Blanco–, Bruno Brasil, Korrigan, Howard Flynn, Umpa-Pa, Luc Orient y Tunga, (además de la que, para mi gusto, es la mejor historieta realista chilena aparecida en Mampato: Los 4 de la Alborada, al nivel de una buena BD franco-belga; lo cual también contrasta con la selección de historietas chilenas publicadas en el período anterior, que dejaba bastante que desear. El caso más paradigmático de esto último es “La increíble historia de Hugh 'Lecher' Clapperton”, publicada en el número 244 y que queda inconclusa). Todas ellas historias largas, publicadas en un mínimo de 6 capítulos, y con magníficos colores, lo que volvió a llenar la revista de una gran variedad de historietas de gran calidad.

Este buen criterio se mantuvo, a grandes rasgos, durante la dirección de Lukas (Vittorio di Girolamo y Renzo Pecchenino eran, además de grandes amigos de Armstrong, magníficos artistas como él, y aquella sensibilidad común se hizo patente en la dirección de Mampato), pero volvió a decaer con la dirección de Isabel Wachholt, aunque esto ya es harina de otro costal...

Saludos cordiales

Mambrú

viernes, 16 de septiembre de 2011

La BD franco-belga en Mampato: el antes y el después de Armstrong [Mambrú]


Un encuentro entre Thor, Oso blanco, el Dr. Jourdan y Tangha, de los Pioneros de la esperanza. Encuentro no igualmente feliz para todos estos héroes de Mampato

Estimado Manganeso:

El blog suyo de usté, poblado de nostálgicos y agradecidos lectores de Mampato, se ha prestado en innumerables ocasiones para destacar la gran calidad de aquella entrañable revista en todos sus aspectos y, especialmente, en lo relativo a la publicación de magníficas historietas de origen franco-belga. Mambrú se ha sumado, no pocas veces, a aquellos laudatorios comentarios.

Sin embargo, no toda la historia de Mampato es tan brillante en lo que toca a esta cuestión, y hoy procuraré mostrarle que existe una etapa, claramente identificable, en la que la calidad de la revista –al menos en lo que a publicación de historietas se refiere– desciende notoriamente.

Todos sabemos que la gran cabeza y alma inspiradora de Mampato fue el genial Eduardo Armstrong, que figura como director de la revista hasta finales de 1973, en que un penoso cáncer le causa la muerte. Pero, no obstante esta figuración formal, la realidad es que Armstrong ejerció la dirección sólo hasta el momento en que se descubre su enfermedad, en marzo del mismo año y, desde entonces, se hace cargo de las funciones de director la que hasta entonces operaba como subdirectora: la periodista, y luego aclamada escritora, Isabel Allende.

Pues bien, este cambio de manos tendrá un visible y, a mi entender, negativo efecto en la línea editorial de la revista en lo que a publicación de historietas se refiere. Hoy me centraré sólo en lo relativo a obras de la bande dessinée franco-belga.

Para hacerse una idea de lo que Mampato aportaba en esta materia bajo la dirección de Armstrong, basta mirar el panorama de las historietas que se publicaban al momento en que la enfermedad lo aparta de la revista: recientemente terminados “Los Franval: Rapto en Tokyo” y “Bernard Prince: El general Satán”, estaban en curso “Dan Cooper: Golpe de audacia”, “Tunga en el pueblo de los árboles” y “La patrulla 3A: Señales en la noche”; ello sin contar la aparición permanente de una página humorística, ya de “Max el explorador”, ya de “La tribu terrible” (que, aunque de autor norteamericano, era publicada por la revista Tintin).

Pues bien, en cuanto tales historias fueron terminando, desaparecieron casi completamente los héroes y personajes a los que nos habían acostumbrado esos primeros 160 números, y su lugar fue ocupado por unos desconocidos: Oso Blanco, Ted Cassals (Imágenes 1 y 1b), Billy Trent, Thor, Simón el vengador, Nicolás (Imágenes 2 y 2b), Los pioneros de la esperanza, Dr. Jourdan, Robin de los bosques, y algún otro que ahora se me escapa.

 Imagen 1:


 Imagen 1b:

Imagen 2:

 Imagen 2b

Una primera curiosidad de aquellos nuevos personajes –curiosidad que ya se ha comentado en este blog– es que todos ellos, con las solas excepciones de "Los pioneros de la esperanza" y "Robin de los bosques", recibieron en Mampato un nuevo bautismo: por alguna razón desconocida, no se les llamó Lobo Negro o Loup Noir (Oso Blanco); Teddy Ted (Ted Cassals; aunque en este caso el nombre original es recuperado a partir de la segunda historia publicada); Red Dust (Billy Trent. El nombre original de la serie es, en realidad, “Comanche”, aunque el personaje principal se llama Red Dust); Rahan (Thor. Rebautismo, a mi parecer, especialmente desafortunado, puesto que no deja de ser incomprensible que un hombre de la prehistoria –cuyo nombre original, Rahan, obedece a un sonido gutural– lleve el nombre de una divinidad nórdica); Fanfan la Tulipe (Simón el vengador); Jérémie (Nicolás); y Dr. Justice (Dr. Jourdan).

Una segunda curiosidad es que todas estas nuevas series, con la excepción de Billy Trent, fueron publicadas originalmente en la revista Pif –sucesora de Vaillant–, que era una revista de calidad netamente inferior a Tintin (de la cual provenían casi todas las historietas franco-belgas de la etapa Armstrong), Spirou y Pilote, las tres reinas de la BD (calidad general inferior que no obsta en nada al hecho de que la revista Pif publicase algunas obras de gran factura). De hecho, todas estas nuevas series pertenecen a lo que me atrevería a llamar la “segunda división” de la BD (quizá con las solas excepciones de Billy Trent –que, además, provenía de Tintin– y Thor, que se encuentran en el olimpo de las obras maestras de la historieta franco-belga), y se hallan a mucha distancia de la influencia y reconocimiento que tuvieron, por ejemplo, Howard Flynn, Corentín, Bernard Prince, Tunga o Dan Cooper, por citar sólo las series estandarte del período de Armstrong.

Esta asociación –formal o informal– entre Mampato y Pif, es evidente si se advierte que el uso –en Mampato– de recursos aparecidos en la revista francesa no se agotaba en las historietas, sino que se extendía a las páginas de humor (con los chistes de Mordillo que, si mal no recuerdo, aparecieron también en la revista Ercilla de los años 80 - Imagen 3), a los problemas policiales (con el detective Ludo – Imagen 4) y a diversas actividades y juegos (Imagen 5).

 Imagen 3:


 Imagen 4:

Imagen 5:



Si se considera que todas las imágenes de la revista Pif que se acompañan están tomadas de un solo número (el 184), se podrá concluir que el ejercicio discriminatorio era bastante débil, y que más bien parecía prevalecer la intención de “sacar el jugo” a cada número de Pif que llegase a las manos (de este solo número se obtuvieron dos historietas: “Nicolás en la intriga”, de 20 páginas publicadas en los números 178 y 179 de Mampato, y “Teddy Ted”, de 10 páginas y publicada en el número 228 de Mampato; además de dos casos del detective Ludo, publicadas en los números 206 y 209; un chiste de Mordillo; y cuatro actividades, que aparecieron en los números 205 y 211). En total, 37 planchas sólo del número 184 de Pif, distribuidas en diversos números de Mampato. Así, también, se pueden encontrar otras 27 planchas del número 188, y 13 del 183. Y no tengo ahora a mi alcance los números 185, 186 o 187 de la revista francesa, aunque sospecho que, de tenerlos, me llevaría una sorpresa...

Pero estas no fueron las únicas consecuencias de la asociación entre Mampato y Pif durante la dirección de Isabel Allende, mas como ya he abusado en demasía de su paciencia, dejaré estas cuestiones para un próximo comentario.

Saludos cordiales

Mambrú