martes, 28 de marzo de 2017

Eduardo Armstrong [1931-1973]


A propósito del video que encontró Boris, me acordé de un pequeño libro que está disponible en el sitio Memoria Chilena y que había olvidado compartir aquí en el blog. Se trata de una recopilación de algunos de sus más conocidos trabajos como dibujante y pintor y que fue publicado en 1998, con un prólogo de Isabel Allende. Son 18 obras que están en una muy buena resolución y que puede ser descargado para coleccionarlo como es debido.

A continuación, algunas de las obras que vienen en él:


 Su esposa, Ester Irarrázaval.


Una de las acuarelas sobre los pueblos originarios


Una de las más recordadas portadas de Mampato

Aunque no tiene tanta información, el valor de las obras reproducidas justifica plenamente el destinarle unos minutos a contemplarlo  con el debido tiempo.

Y para finalizar, dejo aquí el video que descubrió Boris y que corresponde a una nota que formaba parte del programa "Visiones", del año 1999.





Y a continuación, les dejo el enlace para la descarga del libro cuya portada es la siguiente:






14 comentarios:

Mambrú dijo...

Muchas gracias, Manganeso. Bello vídeo y magnífico libro. El otro día tuve en mis manos el libro sobre Armstrong que sacó el gobierno en conjunto con LarraínVial. Estaría dispuesto a hacer muchas cosas inconfesables con tal de conseguirlo, pero parece que es casi imposible. Es una pena que un libro tan valioso lo hayan sacado de un modo tan cerrado.

Mayoneso dijo...

Sí, lástima que no pueda ser adquirido en librerías. Yo ni siquiera lo he visto y casi preferiría no hacerlo porque saber que no podré tenerlo, me pondrá mal. Me imagino que debe ser parecido a alguno de los libros sobre autores franco-belgas. Sería espectacular tener algo así sobre Themo, por ejemplo. También me gustaría poder tener un buen libro sobre Oskar y su obra. En fin, no queda casi nada para el aniversario de los 50 años de Mampato y no sé si a alguien se le ocurrirá editar un trabajo así. Yo haré lo que esté a mi alcance en el blog para rendir homenaje como corresponde a Armstrong y su extraordinaria revista cuando se cumpla el cincuentenario de esta última.

Borneck dijo...

Este verano vino mi tia Erna Borneck a Chile, y nos paso a ver. Le mostre el libro de Armstrong que pedi en su nombre y que por suerte me dejo conservar, y quedo muy impresionada por la calidad. Incluso me dijo que Armstrong le trato de hacer a ella un retrato en la epoca de Mampato pero nunca quedaron conformes con el resultado, que nunca paso de un bosquejo. Una lastima y ni idea donde habra quedado el dibujo preliminar.

Ella al estar en Santiago esperando su vuelo de regreso a Europa me llamo por telefono, para contarme que se habia juntado con Mariola Grez que tambien fue del equipo de la revista, y que a Mariola le habia comentado sobre el libro de Armstrong. Que ahora se quiere conseguir dos copias una para ella y otra para Juanito Cano, y que se contactarian conmigo para que le pasara el contacto que use para conseguir la copia de mi tia. Yo le dije a mi tia que no habia problema pero que a estas alturas yo lo veia medio dificil pues yo lo pedi directamente a la Direccion nacional del consejo de la Cultura,el cual me lo gestiono directamente con los autores o la empresa, y luego de mas de un año yo no creo que queden disponibles.

Nelson dijo...

Pucha, si llegara a darse el milagro, Boris, sería como regalo de Pascua. Debe haber sido un libro de edición limitada, pero con alevosía de limitada.

Mayoneso dijo...

Hoy pregunté en la Biblioteca de Santiago pero no lo tienen ni ahí ni en ninguna otra de las bibliotecas públicas, según me dijo el tipo que me atendió. Es una lástima porque de haber estado, lo habría podido pedir prestado para pasarlo por el scanner.

Borneck dijo...

Yo les recomiendo paciencia, a mi que me encanta la historia de Valdivia me tomo 10 años conseguir un libro sobre la colonia alemana en Chile publicado en 1920, que es ultra raro. Salio caro pero aparecio y lo compre y ahora es una de las joyas de mi biblioteca.

Les recomiendo que se junten unas 150 lukas y de vez en cuando vean si aparece en Mercado Libre o en Busca Libre, pues en algun momento alguien que lo recibió sin saber quien era Eduardo Armstrong lo vendera a un viejo de libros usados.

Mambrú dijo...

El problema es que ninguno de nosotros tiene encomendados sus millones de dólares a LarraínVial...

Borneck dijo...

y que se supone que es Larrain Vial?

Mambrú dijo...

https://www.larrainvial.com/chile/sobrenosotros/acerca-de-larrainvial/introduccion

Borneck dijo...

mmmmmm pense que era algo mas digno, no especuladores financieros

Cristian Cardenas dijo...

Jajajajajaja....muy chistoso tú comentario Mambrú....el dinero no és malo....se pueden hacer muchas ''cosillas ricas'' con el....uuuummmm??....

Nelson dijo...

Como decía una historieta de Oskar: "el dinero no hace la felicidad, pero produce una sensación muy parecida". Bien cuidado, da una vejez digna, sobretodo ahora que estamos inmersos en el robo organizado de las AFP.

Recuerdo las portadas de Armstrong con especial cariño. Era muy versátil en sus temas, desde cuento infantil hasta las buceadoras polinésicas. Ciertamente dejó una vara demasiado alta para los portadistas que siguieron, (como se comentó en otra entrada a propósito de la etapa más baja de las portadas de Mampato).

Yo lamento que obras de tanto valor se editen en forma tan elitista, ya que al menos pudieron enviar copias a las bibliotecas públicas, para que la gente se pudiera beneficiar, pero en fin...

urijenny dijo...

Muchas gracias mayoneso. Me he descargado el artbook de Armstrong y está muy bien. Estaría bueno que lo compartas en el CRG también, en calidad de artbook de un artista muy relevante en la historietística chilena.

Por otra parte, no termino de entender que el otro libro que se menciona sobre Armstrong sea una edición del gobierno nacional, y no se haya distribuido al menos en bibliotecas públicas, escuelas, y universidades. Suena muy ilógico, visto desde afuera claro.

Gracias de nuevo y un cordial saludo.

MaGoTo dijo...

Excelente libro,
Eso me recuerda que teng pendiente compartir el libro que tengo en casa que Eduardo Armstrong dedicó a su hija,
M