lunes, 15 de febrero de 2016

Cuarto encuentro gola-gola


Este sábado 13 de febrero tuvo lugar finalmente nuestro cuarto encuentro gola-gola. Aunque esta vez avisé del mismo a través de Facebook, además de publicar la convocatoria en el blog, llegó un reducido número de gola-golas. Prácticamente los mismos que nos hemos venido juntando desde el primer encuentro, más Álvaro,  un nuevo amigo que se sumó esta vez y que, visto su entusiasmo y espíritu gola-gola, con seguridad estará presente en los futuros encuentros.

Pero vamos por parte, de manera de compartir esta nueva experiencia mampatina a quienes no pudieron asistir pese a las ganas que tenían de hacerlo.

La cita era a las 10 de la mañana en ese mismo adefesio que pretende ser una escultura de nuestro pelirrojo amigo. Pienso que en este caso el sentido del verbo pretender se acerca al uso que de él se suele hacer en inglés. Es decir, ese monumento finge ser una escultura de Mampato. Nunca mejor dicho.

Pero continuemos. La cita, como dije, era a las diez. Yo suelo ser puntual, de manera que 30 segundos para las 10 de la mañana estaba saliendo de la estación de metro San Miguel y, para sorpresa mía, ya se encontraban reunidos Nelson Monsalves, Sergio Arakaki, el desaparecido Enrique Chicano y Mirolo, para quien los 120 kilómetros que separan Viña del Mar de Santiago, no son ni han sido nunca un obstáculo para estar presente en tan magno evento de nuestra comunidad de cavernícolas.

Nos nos veíamos las caras desde el 1° de mayo de 2012 y, evidentemente, en estos casi cuatro años se nota el paso del tiempo en nosotros. Claro que para mejor porque tanto Enrique como Mirolo rejuvenecieron. Más delgados y con cuerpos trabajados en horas y horas en un gimnasio (pese a que ambos desmintieron esto último), parecían "chicos reality".

Bueno, el asunto es que a esa hora de la mañana estábamos más o menos los mismos que habíamos asistido al anterior encuentro. Sólo faltaban Alex, Cristian y Alicia para completar el contingente mampatino que visitó Valparaíso aquella vez.

Nos preguntábamos por quiénes más vendrían. Yo pensaba, hasta antes de ese sábado, que seguramente esta vez se sumaría más gente. Nuevamente, depositaba mucha confianza en la capacidad de convocatoria a través de Facebook. Había escuchado de lo exitoso de convocatorias para otros eventos a través de redes sociales pero claro, en este caso no había melón con vino de por medio ni nada semejante. En consecuencia, nos fuimos haciendo a la idea que probablemente no llegaría nadie más pero yo sabía que Cristian Cárdenas llegaría más tarde porque esa mañana tenía una reunión de trabajo. De manera que tal vez alcanzaría a llegar antes de que emprendiéramos nuestra cacería de mamuts.

Recordamos que en el blog alguien había anunciado que se sumaría a este encuentro. Además, nos acordamos que alguien preguntó si podía ir con Tinalín. No sabíamos si se trataba de la misma persona o no, pero teníamos la esperanza de que llegara alguien más. Por tanto, estuvimos atentos a todo movimiento que observáramos. Claro que descartamos a dos o tres "tinalines" que claramente eran más de la generación del Peneca que de la de Mampato. Pese a que se dirigían raudas hacia el "monumento" en cuestión.

De pronto se estacionó un automóvil del que descendió una familia y quien hacía de jefe de familia, se dirigió a nosotros preguntando si éramos los gola-golas. Se trataba del amigo Álvaro, quien usa como apodo en el blog el nombre de Chulengo. Evidentemente, algo que aprendió leyendo Mampato pues así se les llama a las crías de guanaco.

Aunque Álvaro es menor que la mayoría de nosotros, está imbuido del espíritu mampatino pues desde niño se sintió fascinado por esta extraordinaria revista, la que coleccionó a punta de esfuerzo y búsquedas en cuanta librería de viejos halló. Así, pudo llegar a tener casi todos los Mampato. Le faltan muy pocos para completar su colección y a contar del sábado le faltan menos porque, como resultado de la cacería que emprendimos ese día, consiguió uno de los ejemplares que no tenía.

Bueno, hechas las presentaciones de rigor, nos enfrascamos en un ameno intercambio de experiencias en cuanto a nuestra pasión en común. En eso llegó nuestro amigo Cristian Cárdenas, experto mampatino, cuyo cerebro es capaz de recordar con mayor precisión que cualquier computador de última generación,  cuándo y dónde se publicó tal o cual cosa en la revista.

Cristian, como pueden apreciar en la fotografía que nos tomamos, andaba elegantemente vestido. Que no se diga que los gola-golas sólo saben cubrirse con sencillas pieles de mamut.

Tomamos la decisión de salir en expedición al persa Biobío. Álvaro iría con su esposa Francisca y con sus dos pequeños hijos, Antonia Paz y Alvarito, quien se negó a venir vestido de Mampato, pese a los esfuerzos que hizo Álvaro padre para conseguir que accediera a ello. Pese a todo, estuvo dispuesto a seguir a su padre en esta expedición gola-gola, sin intentar regresarse a casa junto a su hermana y su madre.

Una vez en el persa Biobío, nos dedicamos a buscar y buscar los escondidos tesoros que hay en dicho lugar. Así fue cómo cada cual dio con algo que valiera la pena para tanto esfuerzo, aguantando el calor horrible que hacía ese día.

Cuando nuestros estómagos nos avisaban de la necesidad de recuperar energía, decidimos hacer un alto para devorar algunas bestias prehistóricas. Álvaro debió continuar con la búsqueda porque sus pequeños hijos entran dentro de poco al colegio y necesitaban varios útiles escolares, de modo que nos despedimos de él y su familia en ese momento.

Quienes quedamos, nos sentamos por ahí a degustar una karnita yika pa' komer. Para unos, la elección fue un mamut a lo pobre; otros prefirieron un delicioso arqueopterix y otros, un rico cebiche de porteo, el pez mesozoico que conocimos gracias a Mampato. Todo acompañado de jugos de frutas prehistóricas, salvo uno, que optó por el agüita ke kema.


Nuestro amigo Nelson nos envió las siguientes fotografías, tomadas con su celular. Corresponden al momento del almuerzo gola-gola:

Mirolo

Cristian

Mayoneso

Enrique y Sergio

Nelson

Luego de saciar el hambre y la sed que nos agobiaba, nos dirigimos a otro coto de caza que nos faltaba por explorar. También encontramos más de algo que valió la pena. Y ya pasadas las 4 de la tarde de ese día, nos despedimos para emprender el regreso a nuestras cavernas, no sin antes acordar juntarnos nuevamente este mismo año. En principio, hemos decidido que cada 30 de octubre, aniversario de la revista y aniversario del blog, deberíamos celebrar. El problema es que parece que para algunos es un mal día desde el punto de vista laboral, de modo que tendremos que adelantarlo llegado ese momento. No hay problema, podemos juntarnos a mediados de octubre para celebrar el acontecimiento que tendrá lugar el 30 de octubre. No me parece tan grave si lo hacemos así.

Lo que está claro, es que deberá ser una reunión en un lugar fijo en el que podamos dar rienda suelta a la conversa y al paladar. Hay tiempo aún para ponernos de acuerdo cuándo y dónde. Si es en Santiago o es en Valparaíso o algún otro lugar al que podamos llegar la mayoría.

El saldo de esta nueva jornada fue positivo. No sólo por los tesoros hallados sino porque sumamos a un nuevo amigo que dio muestras del espíritu gola-gola cuando se internó por los recovecos de una caverna, con familia y todo, para dar con algunos valiosas piezas de colección.

Por ese espíritu gola-gola y por ser un mampatino de corazón, Chulengo (o Álvaro) se hizo acreedor a una de nuestras chapitas del encuentro gola-gola. Claro, son algunas de las que nos quedaron del encuentro pasado, pero cuentan igual porque la idea era entregárselas a quienes no tuvieron oportunidad de asistir aquella vez. Lo mismo ocurrió con Cristian, quien también se hizo acreedor a su correspondiente chapita del encuentro gola-gola.

Ojalá pudiera sumarse más gente. El blog tiene muchos más participantes activos que esperamos que puedan unírsenos en una próxima oportunidad. Los de la Región de Valparaíso pueden ponerse de acuerdo para venir todos juntos y así ahorrar en combustible si se vienen de a varios en un mismo vehículo, por ejemplo.

Sería muy entretenido poder compartir con quienes suelen aportar con colaboraciones para el blog, con quienes aportan con sus comentarios e ideas. En suma, con quienes hacen posible que después de 7 años, el blog siga vigente.

Para la posteridad, de pie, de izquierda a derecha: Enrique Chicano, Nelson Monsalves, Cristian Cárdenas, Sergio Arakaki, Mayoneso, Francisca, Antonia Paz, Álvaro (Chulengo) y Alvarito. Semi-sentado, nuestro amigo Mirolo.

14 comentarios:

wichiluca dijo...

Un abrazo desde Conce a los gola gola

En el menú también es válido un valdiviano para la sed

Felipe

Miguel Robles dijo...

Buen relato Mayoneso, muy entretenido el momento que pasamos el sábado. Saludos a todos los amigos....

MaGoTo dijo...

FELICITACIONES POR EL ENCUENTRO GOLA GOLA,

Me hubiera sobreencantado haber participado en el encuentro GOLA GOLA, pero lamento mucho no poder haber asistido, pues recién esta noche vuelo desde Calama hacia Santiago, espero poder encontrarme con ustedes en otro momento.

Veo por la foto que a quienes conocí en persona (creo que fué el segundo encuentro) no han cambiado nada, Mayo está igual que en la foto de la entrevista que le hicieron hace unos años jajajjaja

Un abrazo...

Nelson dijo...

Siii, estamos todos igualitos, o casi. jeje

Nelson dijo...

Quiero contar que al tomarnos la segunda foto, sentí un tremendo dolor de nuca. Como soy soltero, miré para atrás y capté que el adefesio, ¡ejem! "homenaje" a nuestro querido Mampato me había mandado feroz codazo. Menos mal que el mono tiene codos redondos, si no, no la estoy contando.

Ibarra diseño dijo...

Un saludo desde Villa Alemana a los mampatinos que asistieron al encuentro Gola-Gola. Sería genial poder participar en una próxima oportunidad. La idea de Mayoneso de armar un grupo de la V región me parece muy buena, podemos ir en un sólo auto a Santiago y pagar bencina y peajes entre varios y sale más conveniente! Ahora si el próximo encuentro se hace en Valparaíso... mejor aún!

Lucho Paredes R. dijo...

...me sumo a las felicitaciones por el encuentro, tal como dice Jaime, los de la Quinta región podemos sumarnos, si el trabajo nos lo permite, para un nuevo encuentro...

SERVANDO dijo...

Un saludo desde Chillán (ubicación provisoria) a los invencibles Gola -Gola. Muchas felicitaciones por este encuentro. Un abrazo.
La idea de Jaime me pare genial. Somos casi vecinos, con Lucho Paredes y Jaime.

Cristian Cardenas dijo...

Yo tambien queria agradecer por el buen momento que vivi,este sabado recien pasado junto a la muchachada mampatero-mampatina(reiterando a Mayoneso mis agradecimientos....el sabe porque,jajajaja)....no se eso si....si darles un tiron de orejas a quienes ''dijeron ir'' y no aparecieron en nuestra reunion....claro que por motivos del latigo laboral,se entienden vuestras disculpas....sin embargo me agradaria mucho que esto fuera mas ''masivo y colectivo''....que reunieramos mas personas todavia....no creo que fuera porque aqui falto y no hubo ''melon con vino'',o porque no se hizo una convocatoria como las que se les hace a esas fiestocas via facebook,como dijo Mayoneso....el otro punto seria reunirnos un poco mas seguido;talvez en junio o julio....pues esperar o alargarlo hasta octubre,me parece algo excesivo....digo yo....como dijo Miguel,saludos a todos los amigos....

Nelson dijo...

Yo también me sumo a la iniciativa de Cristián de reunirnos más seguido. Incluso en Junio/Julio, aunque el clima nos obligue a reunirnos en alguna cueva alrededor del fuego. Es cuestión de formar el hábito, ¿no? Este último encuentro me demostró que las ganas están, el entusiasmo está, y cuando nos encontramos, lo pasamos chancho chancho, lo que se dice porcino de chancho. ¿cierto?

Miguel Robles dijo...

Excelente amigos, los anfitriones de Santiago tendrán que organizar un periplo entretenido y exponerlo a la comunidad mampatina, así pueden entusiasmarse los seguidores. Abrazo a todos.

Mambrú dijo...

Una vez más me lo he perdido. Me ha pillado fuera de Santiago, y lo siento. Aunque ya conozco personalmente a Manganeso y el almirante, no me faltan ganas de encontrarme con el Cristiano Cardenal Ortiz, Viólo, el frijolero y tantos otros... Ojalá se concrete la idea de juntar a los cavernícolas más regularmente.
La única pena es que haya un solo gola-gola con garganta de lata entre tanto bebedor de leche. Pero esa proporción la corregiremos en el próximo encuentro (que, espero, sea en una buena terraza, pa' chupar mi palito majiko que hecha humo).
Un gran saludo a todos
Mambrú

PD: A propósito de viejos contertulios, el otro día me he encontrado con dos libros ilustrados por Fran Solo. ¿Alguien sabe algo de él?

Cristian Cardenas dijo...

''Cristiano Cardenal Ortiz''....jajajajajaja....a mi tambien me gustaria encontrarme contigo Mambru....saludos para ti y el resto de los Mampatinos!!....

Nelson dijo...

Ea ea, está creciendo el movimiento por más encuentros gola-gola. El almirante que aquí escribe aprueba lo de la terraza, pues aunque degusta con agrado el ron del caribe, no gusta del tabaco, prefiere el aire puro del mar en la proa de su nave. De todas formas, me encantaría volver a verlos pronto, amikos mios de mí todos.