jueves, 13 de enero de 2011

¡Justicia divina! [Julio Martínez]


Hace bastante tiempo, en pleno desarrollo del Mundial de Sudáfrica, Mirolo me envió este documento sonoro. Se trata del relato y comentario del fallecido Julito Martínez -insigne relator y comentarista deportivo, amén de su condición de innato filósofo de la vida cotidiana- correspondiente al mítico partido en que Chile venció a la selección de la URSS en el campeonato del mundo jugado en Chile en 1962.

A raíz de este partido fue que Julio Martínez acuñó su célebre frase de "¡Justicia divina!". Mirolo encontró un extracto de su discurso en el sitio www.charlatecnica.cl que reproducimos a continuación:

Justicia Divina: Subdesarrollados 2-1 Europeos

Finalizada la fase de grupos, los 8 cuarto-finalistas se preparaban para el tramo final, el más difícil y el que más juego psicológico tenía tanto dentro como fuera del rectángulo verde. El sorteo reveló las 4 llaves, que forzaban a varios equipos a cambiar de sede con respecto a la fase grupal, mientras que para otros, se presentaba una oportunidad de oro para sacar un fácil boleto a semifinales. La Unión Soviética enfrentaría a Chile en el Carlos Dittborn de Arica, cancha que los rusos ya conocían a la perfección. La ventaja deportiva era evidente, lo que hacía de URSS, el favorito para ser incluso finalista del certamen.

La llave nortina tuvo un sabor especial para el local. Chile tenía una situación complicada contra rivales europeos, quienes hasta el último instante rechazaron la candidatura chilena después del terremoto de 1960. La Unión Soviética era el líder de este bloque de oposición, sumado también a las publicaciones xenófobas de la prensa italiana antes y después de la Batalla de Santiago, terminaron por desatar una horda mediática anti-europea en todo el país. Palabras como “subdesarrollados” o “caníbales” calaban hondo en el orgullo nacional. El desafío futbolísticamente hablando era grande, la URSS contaba con el mejor portero del mundo y ostentaba ser la vigente y única Campeona de Europa, derecho que obtuvo en la Eurocopa de 1960 en tierras francesas. La ventaja deportiva, y sobretodo física que significaba jugar en Arica, donde la URSS ya tenía una aclimatación adecuada con 2 triunfos y un empate, era tema en el camarín chileno.

Los goles de este partido son recordados con especial nitidez. El primero, porque, Leonel Sánchez, logró batir a la “araña negra” con un disparo desde fuera del área grande, algo considerado imposible hasta antes de la Copa del Mundo. El segundo, por ser un gol ilegítimo de Chislenko, donde los reclamos locales solo fueron condimento para el mito, mientras un partido complicado pero controlado con sufrimiento, se ponía cuesta arriba de la peor forma posible. Y el tercero, y más importante, se recuerda por la algarabía que generó en todo el territorio nacional, con dedicatoria a los europeos y con tintes históricos, ya que Yashín fue batido ahora con un golazo de media distancia de Eladio Rojas. Inédito para un hombre que casi no sabía lo que era buscar un balón dentro de la red.

“Lev Yashín ostenta el récord de partidos jugados en la Liga Soviética, con 326 y en esos 326 partidos que jugó 270 acabó con la portería a cero (!) y se dice que atajó 150 penaltis en toda su carrera. En 1963 recibió el Balón de Oro, trofeo con que se premia al mejor futbolista del mundo (en esa época solo a los europeos que jugaran en equipos de ese continente), siendo el único portero al que se le ha otorgado dicho premio”

Este partido también inmortalizó la frase “Justicia Divina!” de Julio Martínez, considerado uno de los grandes maestros del periodismo deportivo nacional. En ese entonces, JM relataba los partidos de la selección en el tradicional programa “Cabalgata Deportiva Gillette”. Un clásico dentro de las reliquias mundialistas.

“Luego Para acotar el marco histórico deportivo, digamos que en Arica se clasifican dos grandes Rusia y Yugoeslavia. Chile, se debe medir con el extraordinario Lev Yashin, Netto, Mesji, talentosos. Igual los hinchas ariqueños y los llegados de otras ciudades nortinas colman el estadio. Tiro libre de Leonel Sánchez, mirando el tablero marcador y Yashin, solo observa, descolocado….y un estruendo que en mi niñez me arrebata y tapa en ese estadio rugiente y tembloroso… Goooooooolllllll de Chiiiileeee!… y en medio de esos relatores venía un desconocido aún para los ariqueños… Gooooolllll Chileno!… Justicia divina!… era el gran Julio Martínez y que podremos seguir escuchando por el mérito técnico de la grabación. Era el grito de un hombre gigante en sentimientos y allí Julio Martínez, establece para siempre en su recuerdo el momento de Arica, …Nunca he sentido emoción más grande en mi vida, que aquel triunfo en la ciudad nortina!… era también la pasión nortina mezclada con la emoción del hombre”

“Luego de la victoria chilena sobre la U.R.S.S., disputado por cuartos de final el 10 de Junio, hubo festejos extras en todo el territorio chileno. El motivo de la alegría desmedida del pueblo trasandino, se basa en que cuando la F.I.F.A. designó a Chile como sede del torneo, los países europeos (encabezados por la U.R.S.S.) dudaron seriamente de la capacidad económica y organizativa de los sudamericanos. La tarde de la derrota rusa, en las calles de Santiago, la gente exponía carteles que decían: “Subdesarrollados 2 – Europa 1″.

Extracto sacado de “www.charlatecnica.cl


Descargar Disco lado A

Descargar Disco lado B

No hay comentarios: