sábado, 22 de junio de 2019

"Capitán Garra: Los lobos del desierto" de José Gai


"Capitán Garra, un misterioso y malherido oficial del ejército chileno, aparece hacia el fin de la Guerra del Pacífico en el desierto cerca de Iquique con su fiel ayudante chino. Sólo musita que debe ir a esta ciudad a buscar a Malebrán, sin recordar por qué ni quién es Malebrán, ni menos cómo llegó él hasta ahí tras un largo cautiverio en manos del enemoigo. En medio de los festejos por el find e la guerra y de la lucha por el botín salitrero, emprende una travesía por el desierto, por ciudades y oficinas calicheras, en la que no sólo recuperará la memoria sino que se enfrentará a los episodios más oscuros y dolorosos de su pasado." (Tomado de la presentación de la editorial)

Ambientada en la guerra que enfrentó a Chile contra Perú y Bolivia entre 1879 y 1883, esta novela gráfica ha sido escrita y dibujada por el periodista chileno José Gai, quien ha fallecido el 14 de junio recién pasado como consecuencia de un cáncer de médula. El periodista y dibujante nació en la ciudad de La Serena el 23 de abril de 1948, estudió periodismo en la Universidad de Chile y trabajó en varios medios como reportero y también como dibujante.




Aunque no formaba parte de aquellos autores que conocimos a través de Mampato, su nombre y su trabajo gráfico lo conocí por este libro sobre la Guerra del Pacífico, publicado en 2010. Hace unos años lo pedí prestado en la Biblioteca de Santiago y lo pasé por el scanner; luego me lo compré junto al segundo volumen que se publicó en 2017. Este último aún no lo digitalizo pero cuando lo haga lo compartiré aquí en el blog también.

Bueno, esto no es un homenaje ni pretende serlo. Sólo se me ocurrió que tal vez aún algunos no hayan leído esta obra de Gai y quizás el poder hacerlo en esta edición digital les anime a adquirirla en formato de libro, junto a los demás trabajos de este dibujante chileno.



104 páginas
Calidad: 1920 pixeles
Tamaño: 208 Mb

domingo, 16 de junio de 2019

A propósito de Chernóbil


Seguramente varios de ustedes habrán oído que hay una serie de televisión que ha alcanzado las mayores puntuaciones en los sitios especializados en producción audiovisual. Se trata de la serie Chernóbil, producida por HBO y que en tan sólo cinco episodios narra los dramáticos acontecimientos sucedidos en Ucrania el 26 de abril de 1986 en la planta nuclear "Vladimir Ilich Lenin", más conocida como Chernóbil. Habiendo visto la serie puedo decir que es realmente muy buena. No sé si podría ser considerada la mejor de todas, como se ha dicho en la prensa, pero sí puedo decir que retrata con bastante fidelidad y dramatismo los terribles sucesos de aquel año.

Yo no sólo me acordaba de lo sucedido sino que había leído una novela gráfica sobre el caso y una novela de Svetlana Alexiévich, la escritora bielorrusa ganadora del Premio Nóbel de Literatura. La novela de la bielorrusa se llama "Voces de Chernóbil" y está basado en testimonios que Alexiévich recogió de personas que sufrieron las consecuencias del terrible accidente nuclear. De hecho, el primer testimonio del libro se reproduce casi literal en los primeros capítulos de la serie. Evidentemente, es un libro que contiene mucho sufrimiento, como sucede también con varios otros de los libros de Alexiévich, pero resulta indispensable para conocer lo que se esconde más allá de los fríos datos sobre el desastre nuclear de Chernóbil.

La novela gráfica que había leído es "Chernóbil - La zona", cuya portada pueden apreciar aquí arriba y que muestra la rueda de la fortuna (o rueda de Chicago) del parque de diversiones que se había inaugurado sólo días antes del accidente. La novela gráfica fue escrita por el barcelonés Francisco Sánchez y dibujada por la también barcelonesa, aunque de padre chileno, Natacha Bustos. Se trata de un trabajo muy bien hecho, que logra transmitir fielmente la tragedia vivida por las personas comunes y corrientes que habitaban esa zona de Ucrania.

También leí otra novela gráfica, dibujada por el francés Emmanuel Lepage (1966), uno de los más conocidos dibujantes de la escuela franco-belga. En 2012 publicó este interesante relato sobre su visita a Chernóbil junto a un grupo de artistas franceses. En lugar de cámara fotográfica, Lepage debía dibujar lo que vería y que luego plasmó en este estupendo trabajo gráfico. El libro se llama "Una primavera en Chernóbil" y comparte esa aproximación desde lo cotidiano aunque no aborda tanto el accidente como lo que ha sido de la vida en esa zona luego del mismo. Al igual que el de Sánchez y Bustos, creo que se trata también de una gran obra que vale la pena leer ahora que está tan en boga lo sucedido hace más de treinta años.


Yo no recuerdo bien cómo fue que me enteré del accidente. Me encontraba en el primer año de universidad y supongo que lo supe por la radio o la televisión cuando se enteró todo el mundo, días después de sucedido. Revisando los antiguos semanarios que compraban en mi casa, volví a leer las notas de prensa pero que no eran muy extensas. También recuerdo que corría el rumor de que en Chile se estaba consumiendo leche que se importó desde Polonia y que era la leche contaminada que los propios polacos desecharon. No creo que haya sido cierto. Quisiera creer que fue parte de la ola de rumores que sacudió al mundo entero una vez que se supo sobre el accidente. Ahora pienso que el haber vivido en Bélgica tan sólo unos años después de lo de Chernóbil me debe haber expuesto también a algún grado de contaminación. Con el tiempo se ha sabido que la nube radioactiva  fue mucho peor de lo que se dijo al inicio. Como sea, no he mutado todavía y espero no hacerlo. Salvo que sea en la dirección de desarrollar la percepción telepática, jajaja.

Bromas aparte, les dejo estas dos novelas gráficas que encontré en el foro del CRG hace tiempo y que, con ocasión del interés que ha vuelto a despertar este tema, comparto aquí para quien quiera leerlas. 


sábado, 15 de junio de 2019

Más Michote y Pericón [Jaime Ibarra]

Nuestro amigo Jaime nos envía cuatro páginas más de esta serie, publicadas en el suplemento "Pocas pecas", de El Mercurio, y que trae la historia del reloj del abuelo que apareció también en Cucalón, si mal no recuerdo. Poco a poco se van sumando nuevos trabajos de Themo que han estado diseminados en diferentes medios. Las imágenes están sin editar. Gracias a Jaime por este nuevo aporte.





viernes, 14 de junio de 2019

Nuestra página



El amigo Rodrigo González nos envía su versión de Palomita ¿Qué tal?

jueves, 13 de junio de 2019

Mampato en la prehistoria [Mayoneso]


A propósito de las diferencias que encontramos entre las ediciones originales de las aventuras de Mampato, aparecidas en la revista homónima, y las ediciones posteriores que aparecieron en Cucalón y que luego fueron publicadas en formato de álbum; decidí que sería bueno completar la colección Mampato Bicentenario con esas ediciones originales. Como ya publiqué la historia de Mampato en Roma, continúo con la de Mampato en la prehistoria. Pese a que no hay tantas diferencias, en especial de calidad entre las viñetas de esta edición y la de Dolmen, salvo por los colores más pálidos de esta última pero que tiene a su favor el que las viñetas fueron nuevamente coloreadas pero usando acuarela o algo similar, es interesante poder comparar ambas versiones. Por esa razón les dejo las dos para que las descarguen. Ambas están editadas a 1920 pixeles de ancho, para disfrutarlas en monitores de alta definición.



miércoles, 12 de junio de 2019

Palomita, marzo-diciembre de 1985 [Unknown]

Nuestro amigo Unknown nos envía más tiras diarias de la serie "Palomita", esta vez correspondientes a los meses de marzo a diciembre de 1985. Muchas gracias a Unknown por esta contribución al blog.



martes, 11 de junio de 2019

Themo Lobos en "Pocas pecas"

Nuestro amigo Jaime Ibarra compró varios suplementos "Pocas pecas", que venían con el diario El Mercurio, correspondientes a números del año 1978. En ellos venía una página dibujada por Themo con la historia de "Vicho y Sultana" y otra de "Michote y Pericón". Lamentablemente, entre los ejemplares que compró Jaime no venía el número 8, por lo que falta justo una de las páginas de la aventura de Vicho y Sultana que apareció entre los números 5 al 10. El ejemplar que falta corresponde al suplemento del 4 de noviembre de 1978, cuya página 4 debería permitir completar esta historia que comparto aquí por si alguien recuerda tenerla por ahí o por si alguien se anima a escanearla del archivo que tienen en la Biblioteca Nacional.