sábado, 25 de junio de 2022

Mister Blueberry [Mayoneso]


Pasaron varias semanas desde la última publicación de Bluberry en el blog. Lamentablemente, estuve con Covid-19 y también con mucho trabajo, lo que me impidió poder disponer de tiempo para editar los álbumes que faltan. Pero ya estoy mejor y aprovecho de compartir este tomo número 24 de las aventuras del Teniente Blueberry y que es el primero del último ciclo de la serie.

Este ciclo tiene varias característcias que lo hacen diferente a los que ya hemos leído. En primer lugar, ya no está Jean-Michel Charlier en los guiones pues, como vimos, murió inesperadamente cuando se encontraba trabajando en el álbum anterior (Arizona Love). Fue el propio Jean Giraud quien continuó con los guiones y ese cambio se nota claramente a partir de aquí. Este es un álbum en el que jamás vemos a Bluberry cabalgar. De hecho, se pasa toda la historia sentado a una mesa jugando póker en un saloon de la localidad de Tombstone, en Arizona. Además, el protagonismo de la historia no está en él, pese a que el título lleve su nombre. Los hechos que le confieren dinamismo y sentido a la historia de este álbum pasan alrededor suyo; tienen que ver con él, pero no es él quien hace las veces del "elemento actante" en el relato, como se conoce en el análisis estructural. Ya comenté en el anterior álbum que Blueberry me exasperó con su actitud algo estúpida en aquella historia de Arizona Love. Aquí no me pasa eso, pero extraño su presencia activa en el desarrollo de la historia.

En cambio, son los personajes secundarios los que se llevan el peso del relato y de la acción; especialmente Mister John Meredith Campbell, un periodista, y su ayudante Billy, que vienen desde Boston a conocer de primera mano el testimonio de Blueberry, cuya fama parece haberle trascendido y lo ha convertido en personaje atractivo para la prensa.

La historia se inicia en Tucson, a cuya estación de trenes llegan estos dos periodistas y donde les espera Tom Dorsey, director del periódico "Tombstone Epitaph" para conducirlos hasta Tombstone.  Billy se da cuenta de un hombre con cara de asesino que parece seguirles desde Denver y que va acompañado de otros dos individuos igual de extraños que él. Todos estos personajes protagonizarán esta historia que tiene también de co-protagonistas a personajes célebres del Oeste, como los hermanos Virgil y Wyatt Earp, protagonistas de un histórico tiroteo en O.K. Corral, que será también parte de este ciclo.

Mister Campbell es un personaje que se parece bastante a uno de los personajes de la película "Unforgiven", de 1992 y en la que un periodista francés, el Sr. Beauchamp, está interesado en la historia del implacable sheriff que protagoniza Gene Hackman. El álbum Mister Blueberry se publicó en 1995, cinco años después del anterior y tres años después de la conocida película protagonizada por Clint Eastwood, de modo que es muy probable que Gir haya tomado de allí algunas ideas.

Otro cambio que se observa en este álbum es el detalle de los dibujos. En efecto, Gir decidió volver a trabajar con planchas más grandes, de 70x50 centímetros. Hay que pensar que un álbum de tamaño regular, en su versión impresa, mide unos 30x22 centímetros. Eso explica que en este álbum observemos tanto detalle en las viñetas, lo que es un agrado para el placer de la mirada. Además, en lo que respecta al texto, Gir no es muy dado a las descripciones largas y densas que hacía Charlier y prefiere que la información emane de los diálogos mismos. 

El color corrió por cuenta de Florence Breton, bajo la supervisión del propio Jean Giraud. Lamentablemente, la edición en castellano deja mucho que desear a este respecto porque las tonalidades son francamente feas si se les compara con la cuidada edición integral en francés.

Bien, este álbum concluye con un echo inesperado que dejará en vilo a los lectores. Es uno de esos famosos cliffhangers, como se les conoce en el lenguaje de las series de televisión, por ejemplo. Por supuesto, en historietas publicadas en revistas periódicas seguramente este efecto habríaa sido mucho mayor, agregándole dramatismo a la historia.

Pues bien, les dejo entonces este nuevo álbum del Teniente Blueberry, aunque aquí es un civil más. Está editado a 2.560 pixeles de ancho para disfrutarla en alta resolución.

Descargar Mister Blueberry


 

martes, 14 de junio de 2022

Barón Rojo 1-3 (Veys & Puerta) [CRG]

 

Como algunos lo solicitaron, les dejo los tres volúmenes de la serie Barón Rojo, del mismo tándem que conocimos en la serie Adamson. Aquí la historia tiene de protagonista a Manfred von Richthofen (1892-2018), conocido mundialmente como Barón Rojo, aquel mítico y avezado piloto alemán que a su haber cuenta con el derribo de 80 aviones enemigos, en una época en la que la aviación dependía sobremanera de las capacidades físicas y psíquicas de los pilotos. Arriba de su célebre avión pintado de rojo, se convirtió en una verdadera leyenda.

Aquí Veys lo retrata como un tipo extremadamente narcisista, tremendamente competitivo y prácticamente un despiadado enemigo. Además, Veys se toma la libertado de imaginarlo dotado de un sexto sentido que le habría permitido enfrentar los combates con una evidente ventaja frente a sus contrincantes en los combates aéreos.

No sé si la historia sea del gusto de todos. Yo la leí hace unos años y la encontré interesante, además de lo atractivo que resulta el arte de Puerta. Y aunque se supone que esta serie no quedó interrumpida, el final me decpcionó bastante. Esperaba otra cosa.

Para quienes quieran tenerla en papel, hay una edición integral que encontrarán a unos 30 euros en Amazon, lo que la hace bastante conveniente.

Yo dejaré aquí la traducción que hizo el compañero mialonso1, del CRG, y también la traducción al inglés. Esto porque soy algo obsesivo y tengo dos razones principalmente para ofrecer ambas versiones. En primer lugar, porque la edición en inglés tiene una resolución de mayor calidad; y en segundo lugar, porque hay algunos errores en la traducción del CRG, más que nada porque supongo que quien la tradujo desconocía el sentido de algunas expresiones en francés y parece haberlas traducido literalmente, con lo que se pierde el sentido que le quiso dar el autor. Por ejemplo, hay una expresión que dice "ne pas aller avec le dos de la cuillière" y que quiere decir que una persona hace algo en forma tal que resulta muy eficaz, alguien que actúa directamente; lo que nosotros entenderíamos por "andarse sin rodeos", "actuar sin miramientos" o algo semejante. Pues bien, en esta traducción se tradujo muy libremente como "no ir sólo a comer", quizás porque el contexto era el de una comida a la que unos monjes habían invitado a Manfred y otros oficiales alemanes. Más lógico habría sido traducir esa frase como "Actuaste sin miramientos" o algo por el estilo y que los traductores al inglés tradujeron en el sentido correcto de la expresión como algo como "no actuar a medias". Como sea, confío más en las traducciones oficiales del francés al inglés, que en las traducciones aficionadas del francés al castellano. Por tanto, podrán cotejar ustedes mismos los errores que detecten o, si entienden bien el inglés, disfrutar esta serie en dicho idioma porque la edición digital es de mejor resolución.

De todas formas, agradezco públicamente a mialonso1 el haber puesto a disposición de la comunidad del CRG esta versión en castellano. Que disfruten cualquiera de ambas ediciones.

Descargar Barón Rojo 1

 

 

 

 
 

Descargar The Red Baron 1

 

 

 

 


domingo, 12 de junio de 2022

Adamson 1-3 (Veys & Puerta) [CRG]

 


Esta serie la leí de casualidad hace varios años y la encontré fantástica. Tiene de protagonista a un aventurero llamado Henry Adamson quien en 1913, cansado de la vida, decide suicidarse. Sin embargo, cuando está a punto de hacerlo recibe una propuesta del gobierno británico para participar de una exploración en una región del Ártico en la que parece estar ocurriendo una extraña situación que preocupa a las autoridades. Desde las primeras páginas quedarán intrigados con la historia escrita por el francés Pierre Veys (1959) y dibujada por el español Carlos Puerta (1965). La historia tiene algo de lo que tenían series como The Twilight Zone, The X-files o Fringe, que son todas series que me gustan mucho. No soy creyente en ovnis, extraterrestres, portales inter-dimensionales, fantasmas ni nada de eso. Pero disfruto leyendo ficción sobre esos asuntos.

No recordaba haber leído algo de Veys antes de esto, pero con seguridad sí lo hice porque es el autor también de otras series muy conocidas, como la serie Los cuatro de Baker Street, Barón Rojo y algunos álbumes de Boule et Bill. En cualquier caso, la idea que desarrolla en esta serie me pareció extraordinaria y me encantaría poder leerla en forma de novela, o bien poder verla en una serie de televisión. 

Pierre Veys

En cuanto al dibujante, Carlos Puerta, de él había leído también la serie sobre el Barón Rojo. Tanto esta última como Adamson muestran un estilo realista muy particular porque sus viñetas son como pinturas, aunque no llega a algunos extremos que he visto en otros ilustradores. Se nota que Puerta es perfeccionista y que sabe hacer buen uso del color. A mí me gustó mucho la serie Barón Rojo, tanto por la calidad del dibujo de Puerta, como por el buen guion de  Veys. Aunque en Adamson encontramos también más o menos el mismo contexto histórico, la idea de Veys va en otra dirección, aunque tiene que ver también con la inminente guerra de Gran Bretaña contra Alemania.

Carlos Puerta

El único problema que tiene esta serie es que le sucedió lo mismo que sucede a veces con algunas series de televisión. No continuó. Llegó sólo al tercer volumen, pero con eso fue suficiente como para dejarme enganchado. Los tres volúmenes de los que consta fueron publicados entre 2009 y 2011 por la editorial Delcourt, la que interrumpió su publicación y dejó en ascuas a sus lectores. En el año 2012, en un foro en que se discutía sobre esto, el propio Carlos Puerta contó que había sido la propia editorial la que había decidido no continuarla y que tampoco quería entregarle los derechos sobre la serie a sus autores, esto es, a él y a Veys. Como tenían que vivir de lo que hacían, decidieron seguir adelante con la serie Barón Rojo porque se cansaron de esperar una respuesta de Delcourt.

Adamson, dice Puerta, fue una serie que no contó con publicidad y que sólo tenía el apoyo de sus lectores, y no le resultaba fácil poder sobrevivir como una serie de tirada limitada. Se alcanzó a comercializar en Alemania, más por interés de los alemanes que por interés de Delcourt, pero su interrupción también le jugó en contra en el mercado alemán. Puerta cuenta que la serie ganó el premio "El elefante de oro" en Chambery, pero que la editorial ni siquiera lo difundió. Pareciera que fue al editor a quien la serie no le gustó y terminaron pagando el pato los lectores. Puerta deja entrever que su estilo de dibujo pudo no haber sido del gusto de los editores y encuentra injusto que Adamson haya sido más ignorada que series con el mismo nivel de venta de aquella, pero con menor calidad. Cuenta que Veys había pensado la serie como una historia de largo aliento, pero la decisión editorial frustró ese proyecto. Los derechos de la obra siguen siendo de la editorial y Puerta espera que alguna vez alguna otra editorial se decida a comprarlos para poder darle continuidad. Hasta ese año, 2012, la única vez que Delcourt se había comunicado con ellos era para anunciarles que se reeditaría el volumen 3, pero eso fue todo. Desde entonces, nada parece haber cambiado.

Cuando la leí en su formato digital en francés, la busqué de inmediato en Amazon, pero lamentablemente no la encontré. Como dije, en castellano no existe traducción y hasta el momento no he sabido que Delcourt o alguna otra editorial la haya continuado. Es realmente una lástima porque, de verdad, me habría encantado poder leerla en papel y haber podido saber cómo continuaba esta historia.

Comparto los tres volúmenes que se publicaron y que fueron traducidos por el compañero deneo, del CRG. No he cotejado la traducción con la edición original en francés, pero espero que esté bien. Generalmente se suelen traducir series, como ocurre también en la televisión, desde el inglés, aunque sus idiomas originales sean otros. No sé cómo lo habrán hecho aquí, aunque supongo que tradujeron directamente del francés. Como haya sido, vale la pena igual leerla porque, como he dicho, es una serie muy bien dibujada y muy bien contada. Eso sí, como el propio Puerta lo reconoce, su estilo de dibujo no es comprendido por todo el mundo, de modo que siéntanse libres de disentir acerca de la calidad de esta obra o de la calidad de su dibujo. Es una muy buena lectura para esta tarde de domingo. No se arrepentirán.

Descargar Adamson 1: Operación Spitsberg

 


viernes, 10 de junio de 2022

Jeremiah Integral 5 [Mayoneso]


 

Hace tiempo que no publicaba en el blog algo de Hermann. Aprovecho los últimos volúmenes de la edición integral de Jeremiah para hacerlo. Se trata del quinto volumen que contiene tres historias publicadas originalmente en 1988, 1989 y 1990, respectivamente.

Esta serie marca el momento de la independencia de Hermann con respecto a Greg. De hecho, fue porque ya tenía ganas de hacer algo propio que decidió embarcarse en esta aventura narrativa. No recuerdo cuándo fue la primera vez que leí Jeremiah, ni dónde, pero sí recuerdo que hace muchos años, a fines de los ochenta, me compré diez libros en un puesto de revistas de la calle San Diego y me deben haber costado muy baratos porque yo aún estaba estudiando en esos años. Eran de la Ediciones Junior y siempre me gustó la calidad del papel y de las tintas, pese a que ha recibido muchas críticas dicha edición. Lamentablemente, no estaba el primer álbum, por lo que durante mucho tiempo creí que era una serie de western, especialmente inducido por el segundo álbum que fue el primero que leí en esos años.

Sin ser mi serie favorita, le he tomado gusto con los años. Hay algunos álbumes que me parecen mejor logrados que otros, aunque no coinciden con la opinión de la mayoría de los lectores de Hermann. Pero ya sabemos que para gustos, los colores. De los tres álbumes que se reúnen en este integral, es el último de ellos el que más me gusta. Se trata de relatos que son bien crudos por lo sangrientos y por la referencia a cómo la justicia a veces trata con guante blanco a los pederastas por el solo hecho de contar estos con recursos económicos o políticos, que es lo que se insinúa en el caso de la segunda de estas tres historias. 

Sé que hemos discutido en varias oportunidades sobre el estilo de dibujo de Hermann. Siendo uno de los dibujantes que me gustan, es verdad que no es un dibujo que resulte muy atractivo. Ya he comentado lo de la fealdad con la que dibuja a las mujeres, por ejemplo. En su defensa, hay quienes sostienen que no tiene por qué dibujarlas hermosas porque hay mujeres muy feas y Hermann simplemente retrata lo que ve. Siendo eso cierto, es claro que rara vez ha dibujado a una mujer hermosa. Hay dibujantes cuyos dibujos de mujeres son fantásticos. Pienso no sólo en Manara, que tiene el defecto de dibujarlas todas prácticamente iguales, sino en Edouard Aidans, que encuentro que es un maestro en el dibujo de la figura humana, en general. Tengo una serie que se llama "Las panteras", publicada a inicios de los setenta en la revista Tintin, que tiene a tres hermosas mujeres de protagonistas. La belleza con la que las dibuja es notoria. Muy lejos de esa fealdad a la que nos tiene acostumbrados Hermann. Es cierto que este último también dibuja hombres feos, pero es la fealdad femenina la que más me choca por obvias razones de género.

En todo caso, no se trata solamente de cánones de belleza, sino que pienso que Hermann incurre en algunos errores, no sé si involuntarios o no, que  acentúan la fealdad de sus mujeres. Como muestra las siguientes, tomadas de una de las historias que vienen en este integral:



En las dos viñetas anteriores, no se trata de la fealdad de la mujer que en ellas aparece sino de lo raro que dibuja el ojo de la mujer. Es decir, parece que fuera un ojo lateral. Sin ser especialista en el dibujo de la figura humana, me parece que el ojo no se ve así cuando se mira a alguien de perfil y, por lo tanto, da como resultado un dibujo muy extraño, algo deforme, que anula, o al menos disminuye, cualquier consideración de belleza que pueda haber querido darle al personaje.

En el mundo de la historieta franco-belga no todos consideran a Hermann un buen dibujante. De hecho, hay muchos críticos que consideran que nunca ha sabido dibujar y, menos, contar historias. Esto último tiene que ver con el hecho de que cuando Hermann decidió embarcarse en esta serie por sí mismo, escribiendo él mismo sus guiones, sostuvo que cuando alguien sabía dibujar historietas, podía escribir guiones. Más allá del menosprecio al trabajo de los guionistas, las críticas apuntan a los malos guiones que se encontrarían en esta serie, sobre todo a medida que se fue distanciando del modelo de escritura de Greg, quien parece haberle servido de inspiración al inicio.

Como sea, yo no lo considero un mal dibujante, aunque me llama la atención el tipo de cosas que comenté antes sobre el dibujo de mujeres. Tampoco me parece que no sepa hacer buenos guiones, algo que no puedo decir del trabajo de guionista de su retoño, a quien Hermann ha intentado por todos los medios de enchufar en el campo del noveno arte a costa de series bien dibujadas y pésimamente contadas.

Bueno, ustedes podrán formarse su propia opinión. Yo les dejo esta edición digital para que la puedan disfrutar porque está en alta resolución.

Descargar Jeremiah Integral 5

miércoles, 8 de junio de 2022

Condorito de colección N° 2 de 2010 [Mayoneso[

 

 
 
Viene bien a mitad de semana distenderse leyendo un buen Condorito. En este caso, se trata del segundo número de la edición de colección correspondiente al año 2010. Como es habitual, hay algunos chistes que son de aquellos que forman parte del acervo de cualquier humorista y que en Condorito se recreaban. También hay de aquellos chistes que hoy seguramente serían considerados políticamente incorrectos u ofensivos. No sólo está el caso de los locos, que siempre fueron un tema sobre el cual Pepo festinaba, sino que había chistes en los que se burlaba de defectos físicos o alguno en el que se burlaba de la orientación sexual de algún personaje. Del primer tipo de chistes recuerdo aquellos en que se burla de los enanos. Aquí viene uno de esos chistes que seguramente Pepo tomó de alguna parte y lo hizo suyo.



En el caso de los chistes sobre homosexuales, no son muchos los que recuerdo. Había uno en que Condorito y Don Chuma (creo que era él) ivan a un concierto de flamenco o algo así y se burlaban del bailarín, que era amanerado. No recuerdo en qué consistía el chiste, exactamente, pero sí me acuerdo de que era sobre lo amanerado del bailarín. En el caso de este número que comparto hoy, viene un chiste del mismo estilo, pero esta vez el objeto de burla es un niño, lo que lo hace quedar peor, desde el punto de vista del sentido de lo que hoy se considera admisible en el humor.
 



Bueno, en cualquier caso Condorito siempre me hizo reír y no ha sido ésta una excepción. Está editado en alta definición. Que lo disfruten.

domingo, 5 de junio de 2022

Blueberry: Arizona Love [Mayoneso]

 

 

Qué mejor para este primer domingo de junio que leer, o releer, esta entretenida aventura de Blueberry. Se trata de un volumen que constituye un ciclo en sí mismo, dentro de la periodización que se hace de las aventuras del célebre teniente. Algunos le llaman el ciclo del segundo retorno a la vida civil o simplemente el ciclo en el que Blueberry parte a la conquista de Pearl, la mujer que conociera al inicio del ciclo del oro de los confederados y que le ayudara a escapar cuando lo trasladaban para ser juzgado por el intento de asesinato del presidente Grant.

Como expliqué en el comentario al volumen anterior, en este álbum Jean-Michel Charlier solamente alcanzó a escribir las primeras veintidos planchas, de modo que fue el propio Jean Giraud quien se hizo cargo de la continuación, procurando ser fiel al estilo que le imprimera Charlier a la serie. No obstante, este álbum, publicado en 1990, marcará la transición hacia el último ciclo de la serie en el que Giraud estará a cargo tanto del dibujo como del guión, lo que se notará en la manera de narrar y en el propio papel que asume el personaje principal en los primeros álbumes de ese nuevo ciclo.

La ilustración original utilizada como portada

La primera plancha de la edición original

Llaman la atención algunos errores que se evidencian en este álbum con respecto al precedente. Por ejemplo, en la parte final de El final del camino se señalaba que Blueberry partiría en búsqueda de Pearl a Sacramento, en California. No obstante, en este álbum es a Tacoma, Nuevo México, a donde acude para volver a ver a la mujer de la que parece estar tan enamorado. Por otro lado, los acontecimientos ocurren en 1889, pero en el anterior álbum el presidente Grant se presentaría a la reelección, cuya campaña ocurrió en 1872, que es lo que se narra al final de ese álbum. Habría 17 años de diferencia entre una y otra historia, lo que resulta inverosímil.

De todos modos, el dibujo de Giraud es soberbio, pese a que aquí trabajó con planchas de menor tamaño, lo que implica menor nivel de detalles en las viñetas. De todos modos, a mí me parece que su dibujo está en un muy alto nivel. De hecho, Pearl aparece mucho más joven y atractiva que en el álbum Chihuahua Pearl. Este parece ser el mejor período de Gir dibujando esta serie, como lo atestiguan algunas bellas imágenes que he tomado de la edición integral en la que viene este álbum:




Otro hecho anecdótico es que en este álbum aparece por primera vez una escena de sexo, aunque no explícita, cuando Blueberry y Pearl se ocultan en una caverna en la que él tenía todo montado para hacer de esa una noche inolvidable con su amada.

Otro hecho curioso es que en la plancha 4 aparece, en la tercera viñeta, el mismísimo Jijé, en cuyo taller se inició Jean Giraud como dibujante:


En cuanto a la historia misma, siendo un gran álbum, me resulta un tanto inverosímil el comportamiento de Blueberry en él. Es cierto que en otras ocasiones ha cometido errores debido a una cierta ingenuidad, como cuando no sospechó que quien lo ayudaría a escapar de la cárcel podía estar coludido con el temible director de la prisión en la que se encontraba. Pero aquí su nivel de estupidez es superior. Atribuible, quizás, a su enamoramiento. No sólo es incomprensible que se haya enamorado de una mujer a la que sólo le interesa el dinero y escalar a una posición social más alta, cosa que Blueberry sabe muy bien porque ella misma se lo dice, sino que lo es también la seguidilla de errores que comete y que terminan costándole bastante en esta aventura. Recuerdo que la primera vez que lo leí pensé que Blueberry solamente se estaba imaginando o estaba teniendo una pesadilla cuando Pearl le abandona y le roba. Pero no, así tal cual le sucedió. Da un poco de rabia ver lo imbécil que fue y lo imbécil que siguió siendo a lo largo de esta historia, especialmente en su relación con el alcohol. Sobre esto último, aunque Blueberry encarna muchas virtudes, hay que recordar que desde el inicio de la serie se supone que era un soldado que siempre se encontraba en el límite de lo tolerable como comportamiento para un miembro del ejército. Era pendenciero, jugador, rebelde y por eso mismo es que se lo pasaba castigado.

Bueno, podrán ustedes formarse su propia opinión sobre este álbum y juzgar si el Blueberry que nos muestra es verosímil o no. Al menos cobra sentido con respecto al Blueberry que veremos en los siguientes álbumes de la serie, mucho más ajeno a lo que sucede a su alrededor, casi como un espectador más. Pero de eso podré hablar en su momento.

Que disfruten este álbum, que consta de 56 páginas, porque sigue siendo una exquisita muestra del noveno arte. Está editado a 2.560 pixeles de ancho, comme d'habitude.

Descargar Blueberry: Arizona Love

viernes, 3 de junio de 2022

Tex: El oro del sur (Ortiz-Segura) [CRG]

 


El fumetto, la historieta italiana, es otra de las tradiciones importantes en Europa. En los diversos géneros los dibujantes y guionistas italianos se han destacado, como sucede con aquellos que trabajaron para Disney, por ejemplo y cuya impronta reconocemos hasta el día de hoy (Romano Scarpa es, quizás, el más destacado de este grupo). En el género del western también los italianos se destacan no solamente por esas estupendas películas serie B que conocimos como spaguetti western, sino que lo hacen también por las historietas. Yo tengo dos colecciones en mi biblioteca que dan cuenta de la calidad de la historieta de western italiana. Una es Ken Parker, que en castellano está editando la editorial española ECC y del que ya van 47 volúmenes editados. La otra serie, es Tex.

La otra noche, al ir a acostarme, tenía ganas de releer algunas de las historias que más me han gustado de esta serie y tomé uno de los volúmenes de la edición en castellano que publicó la editorial Aleta hace unos años. Quienes conozcan la serie sabrán que fue creada en 1948 por los italianos Gian Luigi Bonelli (1908-2001) y Aurelio Galleppini (1917-1994). El primero estuvo a cargo del guion y el segundo, a cargo del dibujo. Editada por Sergio Bonelli Editore, es la serie italiana más exitosa que existe por cuanto han transcurrido más de setenta años y aún se sigue publicando.

La serie ha sido guionizada y dibujada por diversos artistas, algunos de fama internacional. Entre ellos se cuentan los españoles José Ortiz (1932-2013) y Antonio Segura (1947-2012), uno de los tándem más recordados de la historieta española de los ochenta. De ellos es otra de las series que tengo en mi biblioteca, Hombre, que espero también compartir aquí en el blog para quienes aún no la conocen.

Tex Willer, que es el nombre del personaje principal de la serie, es un ranger de Texas. Es decir, es un agente del Departamento de Seguridad Pública del Estado de Texas, quien protagoniza entretenidas historias ambientadas en el Viejo Oeste estadounidense en la segunda mitad del siglo XIX. Tex se hace acompañar de un pequeño número de compañeros de aventuras, entre los cuales está otro ranger llamado Kit Carson y con quien protagoniza esta aventura que comento hoy.

Ya que he estado releyendo a Blueberry y publicándola aquí en el blog, me pareció que esta aventura de Tex podía ser un buen complemento, que hace las veces de contrapunto también, con la aventura del ciclo del oro de los confederados. En efecto, en esta aventura de Tex, que consta de 260 páginas, el capitán Franklin Buchanan, oficial del ejército confederado, que se encuentra purgando condena en el fuerte Forth Smith, en Arkansas -convertido en cárcel militar para los ex-soldados sudistas condenados luego del fin de la Guerra de Secesión- logra escapar junto a un grupo de reclusos, apoyados por miembros del temible Ku Klux Klan. Su propósito es recuperar un tesoro oculto, consistente en lingotes de oro, que le permitiría financiar un ejército con el cual retomar la guerra contra los nordistas. El problema es que entre quienes se confabularon para lograr escapar de la prisión, hay algunos que no tienen otra intención que apoderarse del tesoro de los confederados para disfrutarlo por sí mismos.

La similitud con el ciclo del oro de los confederados llega hasta allí, porque esta historia es más breve que ese largo ciclo de Blueberry. Además, Tex no se ve envuelto en un complot para inculparlo de algo, como sí le sucedía al teniente Blueberry en el ciclo ya mencionado. En el caso de esta historia, el ranger sólo quiere capturar a los fugados y para ello emprende junto a Kit Carson y el sargento Nelson, una persecución que los llevará por el curso del río Arkansas, protagonizando tiroteos y emboscadas en su intento por detener a los fugados que logran hacerse con un acorazado con el cual pretenden llegar hasta el río Misisipi.



Además de ser una historia muy entretenida, el dibujo de José Ortiz es también de muy alta calidad. Ni de Segura ni de Ortiz había publicado algo en el blog, de modo que aprovecharé esta ocasión para decir que se trata de dos grandes artistas españoles, tal como lo señalé al inicio. En el caso de Antonio Segura, además de la serie Hombre, que hizo junto al mismo José Ortiz, es también el autor de Kraken, en conjunto con el dibujante Jordi Bernet (1944). Ambas las tengo en mi biblioteca, de modo que es probable que también las pueda compartir aquí en el blog más adelante.

 Antonio Segura

José Ortiz, por su parte, parece haber sido el más prolífico dibujante de su generación. De acuerdo con algunos datos que vienen en los mismos volúmenes de Tex en los que colaboró, para esta serie llegó a dibujar más de 3.500 páginas. De hecho, ha sido el más productivo dibujante de toda la historia de la Warren Publishing, editorial estadounidense para la que trabajó en varias de sus revistas. En cuanto al estilo de dibujo, a mí me gusta mucho Ortiz, especialmente por el uso del color negro. Sin llegar al abuso que he visto en otros dibujantes, sus viñetas tienen una espesura que las hace muy atractivas, sin perder el dinamismo propio de un género como el western. El que Ortiz haya sido un ávido consumidor del cine clásico de western explica su desenvoltura para dibujar este tipo de historietas.

José Ortiz

Bueno, espero que quienes no conozcan la serie Tex o el trabajo de Ortiz y Segura, se den la oportunidad para hacerlo. No se arrepentirán. Como dije, espero poder compartir también algunas de las otras series de estos dos autores y también compartir otros volúmenes de Tex, porque es otra de las buenas series de western que hay en el noveno arte. Como dije, yo tengo varios volúmenes de lo que se ha editado en castellano y creo que el ranger Tex Willer comparte varias cosas con Mike Steve Blueberry, entre ellas, el haber participado de la Guerra de Secesión -con plena conciencia de que era una guerra fratricida-, su humanismo, su sentido del deber y su buena relación con los indios. El propio Tex se enamora, se casa y tiene un hijo con la hija de un jefe navajo, pasando a ser considerado uno más de la tribu. Si a Blueberry lo bautizaron Nariz Rota, a Tex los indios lo bautizaron como Águila de la Noche.

Esta edición digital la compartió hace unos años el compañero Mcalder, del CRG. Aunque el tamaño es algo más reducido que el que suelo compartir yo, debo decir que la versión en papel es de un tamaño también más reducido. Podrán notar que hay unas cinco a seis viñetas por página. He pensado hacer mi propia edición digital para poder leerla en un tamaño mayor y con mejor resolución, pero al menos en mi iPad se ven bastante bien estas que digitalizó Mcalder. Vayan para él mis agradecimientos y es de esperar que ustedes disfruten esta historia tanto como lo hago yo.

Descargar Tex: El oro del sur