sábado, 27 de febrero de 2010

Terremoto en Chile


Bueno, quienes puedan leer este blog hoy sabrán ya de la tragedia que enluta a este país. Aunque se supone que los chilenos deberíamos estar acostumbrados a los temblores y terremotos, la verdad es que creo difícil que alguien pueda acostumbrarse a algo tan tremendo como esto.

Yo ya viví el terremoto de 1985 y hasta entonces nunca me preocuparon mucho los sismos. Eran parte de la cotidaneidad y me parecían algo por lo que no había que inquietarse mucho. Pero mi perspectiva cambió drásticamente ese día del 3 de marzo de 1985. En especial cuando una vez que ya había pasado el gran movimiento de tierra, vino una tremenda réplica que me llevó a pensar que tal vez no habíamos vivido todavía lo peor. Creo que ese es el principal temor que se apodera de uno.

El de anoche fue impresionante. Se me hizo interminable y hoy supe que duró casi tres minutos, lo que es una eternidad cuando se está en una situación similar. A diferencia del terremoto del 85, esta vez no hubo ninguna seguidilla de sismos que anticipara lo que se venía. En aquella oportunidad las semanas previas se vivió un "enjambre sísmico", como lo denominaron los expertos. Pero esta vez no. Hace unas dos semanas hubo un sismo de relativa intensidad. Nosotros estábamos de vacaciones en Coquimbo y lo sentimos. De hecho, les conté a mis hijos sobre el terremoto del 85 y lo importante que es tener claro que alguna vez en la vida nos tocaría a todos pasar por algo así. Fue el único evento que puedo vincular a lo que sucedió anoche.

Justo anoche me acosté tarde y creo que me debo haber dormido como a las 2:30. Tal vez por eso me desperté apenas el sismo alcanzó cierta intensidad. Eran pasadas las 3:30 de la madrugada. Desperté a mi esposa y partí al segundo piso a despertar a mis hijos. Los pobres no entendían mucho lo que sucedía pero tomé a los dos más chicos y bajé con ellos. Parece increíble que no pudiéramos bajar la escala pues era tal el movimiento ondulatorio que apenas lográbamos mantenernos en pie.

Afortunadamente tenemos identificado el lugar de la casa en que debemos protegernos y así lo hicimos. Yo francamente pensé que esta vez se nos vendría abajo nuestra vivienda porque era demasiado lo que se sacudió la tierra. El automóvil estacionado a un costado de nuestra casa, literalmente saltaba. Además se cortó la electricidad y había mucho polvo en el ambiente. Recordé que debíamos cortar el suministro de gas y le pedí a mi hijo mayor que me pasara la linterna. Ya una vez más calmado, pero aún con movimiento de la tierra, hice una evaluación rápida de los daños. Afortunadamente no tuvimos daños estructurales y solo debimos lamentar algunos objetos que se rompieron. Mi laptop se vino al suelo pero al menos sigue funcionando. Aunque en estos momentos estoy ocupando otro porque este enciende más rápido y tiene mejor carga de baterías.

La electricidad volvió cerca de una hora después, antes que amaneciera. También se restableció el servicio de televisión por cable y el teléfono. Internet se demoró un poco más en retornar.

La radio es irreemplazable en estos casos y por fortuna mi mp3 tiene radio y pude informarme desde el instante mismo en que terminó el terremoto. Todavía no se sabía dónde había sido el epicentro. Siempre en estos casos pienso en eso porque si no fue aquí en Santiago, significa que otra gente lo ha debido pasar mucho peor. Así fue, pues luego dieron un boletín del sistema sismológico de EEUU que señaló el epicentro a 90 kilómetros más o menos de Concepción. Esta ciudad está como a 500 kilómetros de Santiago hacia el sur pero ya luego se supo que en realidad el epicentro estuvo en la parte sur de la Región del Maule y solamente a unos 350 km. de Santiago. Por eso se sintió tan fuerte aquí en la capital.

Salí a averiguar cómo estaban mis vecinos, en especial una señora que vive sola y es media sorda. Por fortuna estaba bien y aquí en mi vecindario al menos no tuvimos que lamentar pérdidas.

Desconozco en qué está lo del tsunami sobre el que habían advertido en EEUU. He escuchado desde que hubo subida de las aguas en varias localidades costeras de Chile, como asimismo en el archipiélago de Juan Fernández, donde se supone que una ola cubrió buena parte del poblado. Lo mismo en el sur del país.

Sé que a la gente que vive en Isla de Pascua ya la han evacuado a las zonas altas, aunque allá lo más alto es un cerro que no es muy elevado. No recuerdo su nombre pero por lo menos servirá para resguardarse de un eventual maremoto.

Cerca de una hora después del terremoto me fijé que se nubló el cielo. Me había fijado en lo bonita que se veía la luna esta noche y lo estrellada que estaba pero ya cerca de las 5 de la madrugada me fijé en que estaba muy nublado. Pensé en incendios pero no sentía olor a quemado. La verdad es que eran unos incendios en unas industrias químicas que hay hacia la salida norte de Santiago. Yo vivo en la zona oeste de la ciudad y desde aquí se veía el cielo negro hacia esa zona. Además se respiraba un olor muy malo. Por suerte a esta hora (las 14:00 en Santiago) el aire está más respirable.

Bueno, ojalá sepamos pronto de los amigos que también se habrán despertado con este tremendo terremoto. No creo que las comunicaciones sean muy expeditas hoy pero estaré pendiente del blog en la medida que cuente con conexión a Internet.

Yo tengo la costumbre de tener siempre en una despensa mucha agua embotellada y latas de alimentos no perecibles. Siempre algunos amigos se han burlado de mí por mi exageración pero hay que ver lo que sirve en casos como estos. Por suerte el agua potable no se ha cortado aquí en Santiago, aunque salía bastante turbia.

Bueno, no me cabe duda que los chilenos sabremos reponernos de esta castástrofe. Habrá que reconstruir buena parte del país pero siempre ha sido así en nuestra historia. Mi yaya nació el 16 de agosto de 1906, justo cuando fue el terremoto de Valparaíso. Le tocó el terremoto de Chillán en 1939, el de Valdivia en 1960 y vivía con nosotros cuando fue el terremoto de 1985. Hoy ya no está entre nosotros pero recuerdo cómo me relataba ese esfuerzo gigantesco que se hacía en el país para reconstruir nuevamente todo. Ha sido un poco el sino de los chilenos. Este país ha sido reconstruido muchísimas veces en su historia y esta vez habrá que hacer lo mismo. Confío en el pueblo y sus autoridades y sé que una cadena de solidaridad se pondrá en marcha para poner este país de pie.

Gracias a Hasieran por su preocupación. Confiemos en que los amigos de la generación de Mampato se encuentren bien.

14 comentarios:

EPILACHU dijo...

Hola mayoneso y mampatinos todos ,... me da tristeza lo que pasa en chile en estos momentos ,espero que todo ustedes se encuentren bien, he visto las noticias , ver tanta desgracia es penoso y ...triste por nuestros hermanos chilenos y los niños que sufren..estoy pa. dentro , disculpen...

hasieran dijo...

Nuestra condolencia y solidaridad hacia el pueblo de Chile y nuestra alegría por los que como tú, estan salvos.
Hasieran

hoffmeister dijo...

Estimados...al parecer la mayoría de los mampatinos no han sufrido desgracias que lamentar, solo efectos menores, de lo cual me alegro mucho.

En lo personal hacia muy poco que había llegado del trabajo y estaba despierto por lo que estuve consciente en todo momento de la duración del sismo, pero no me animé a levantarme hasta que empece a escuchar cosas que se caían y quebraban (vivo en 3º piso)...era bastante difícil mantenerse en píe y me alegré que mi familia aun siga en el norte de vacaciones en casa de mis suegros.

Vivo en un edificio en el barrio histórico de Santiago Centro y si bien acá no sufrimos ningún daño estructural ( si se destruyeron algunos automóviles estacionados por la caída de parte de una pared contigua), en los alrededores es bastante penosa la postal, con casas en el suelo, cornisas colgando, mucha gente en la calle, mucho miedo aun.

Animo a los amigos mampatinos, que tenemos el cuero duro y de a poco nos iremos levantando, sin olvidar a las familias que hoy sufren y lloran a algún ser querido, que para ellos deben ir nuestro apoyo.

Mayoneso dijo...

Qué bueno saber de ti Hoffmeister y qué bueno que tu familia no haya estado en Santiago.

He visto las imágenes del sector en que vives y se ve que algunas viviendas están muy mal. Me fijé que la Basílica del Salvador volvió a sufrir daños graves. Ya en el terremoto del 85 esa zona de Santiago vio caerse buena parte de las viviendas más antiguas.

Las réplicas han seguido todo el día y algunas han sido bastante perceptibles. Además he visto los estragos que dejó el mar al ingresar a algunas ciudades. Me impresionó el caso de Talcahuano.

Qué triste para la gente que ha perdido algún familiar o que tiene a alguien herido. Anoche, cuando estaba en pleno terremoto, pensé en la gente que está lejos de sus seres queridos. Afortunadamente, por la hora en que fue, me encontraba junto a la mía. Imaginaba que esto podía haber sucedido en cualquier otro momento y haberme pillado a miles de kilómetros de aquí. De hecho, los chilenos en el extranjero deben haber sufrido mucho sin poder contactarse con sus seres queridos aquí en Chile.

Bueno, esperemos que más mampatinos digan presente y saber que están bien.

Anónimo dijo...

Ánimo Mayoneso, lo peor ya pasó y la réplica grande que todos estábamos esperando ya ocurrió a las 8 y media de esta mañana, así que solo nos queda empezar a reconstruir y echarle una amano al vecino que la necesite.
Mi hermosa ciudad de Rancagua lamenta le destrucción de la histórica Iglesia de la Merced, pero igualmente creo que la sacamos barata, muy muy barata.

Mayoneso dijo...

Hola, no firmaste tu mensaje. Porfa, identifícate para así tener un registro de quienes se han podido contactar ya con nostros. No importa que no seas de los que postean más seguido.

No he visto mucha información sobre Rancagua porque los medios están más bien centrados en Talca y Conce pero me imagino que también la deben haber pasado mal.

Ánimo a los mampatinos de la histórica ciudad y sus alrededores.

mirolo dijo...

Hola amigos, han sido días muy tristes, con mucha incertidumbre y una cruel batalla contra la desinformación y la descomunicación. Esa noche volvía de una despedida que le hacíamos a mi hermana Berta, que regresaba este lunes a su hogar-de más de quince años-en Noruega. Me senté en mi Pc para bajar los últimos aportes de Cristian y que pensaba disfrutar de su lectura en la mañana del sábado, tras la puerta vidriada mi gata con una mirada triste, como diciéndome algo. Yo mirando sus platos de ración pensaba que necesita si aquellos platos estaban llenos de su alimento. En esos momentos-unos 15 minutos antes del evento telúrico- nada me hacía sospechar del tremendo dolor que sufrirían mis compatriotas, aquellos que perdieron a sus seres cercanos y a todos aquellos que se fueron para siempre con toda su familia. Son días tristes, la angustia de saber cómo están nuestros cercanos es aterrador. Después del cataclismo decidí salir de mi casa, pasé a buscar a mi tía que vive en la casa vecina y emprendí a saber de mis padres y de mi pareja, que afortunadamente viven a un par de minutos en auto. Los encontré a todos muy bien físicamente pero aterrados por lo vivido. Luego de juntar a mi pareja con su familia y saber que la dejaba en casa segura decidí tomar valor y viajar a Quilpué (para los que no conocen esta zona, Quilpué es una comuna que está pegada a Viña del Mar y son comunicadas por dos vías, una interior que cruza la ciudad recorriendo todos los pueblos interiores-que llamamos Troncal Antiguo- y otra de alta velocidad que viaja por fuera de todas estas comunas y a través de vías transversales accede por varios puntos a estas comunas, la llamamos Troncal Sur), bueno mi objetivo en esos momentos era saber de mi ahijada regalona, que vive con su mamá en una población de esa comuna, tras 30 minutos de viaje recorriendo con una perplejidad inquietante cada punto de la comuna, donde el pánico era parte de una noche obscura y movediza, logro llegar a mi meta y descansar y aplacar mi intranquilidad, encontrando solo daños en cosas menores y lo más importante sentir el abrazo de mi regalona y su complicidad implícita en ese gesto de que las cosas en esos momentos volvían a estar tranquilas. Mi periplo terminó luego que aparecieron los primeros atisbos de luz solar y decidiera volver a Viña del Mar dejando atrás a la chicoca entregada a los brazos de Morfeo. Una vez en mi ciudad y tras la solitaria experiencia vivida, ya empapado de las noticias que recorrían por la radio y la televisión, comencé a sentir la angustia y pena de lo vivido por aquellos compatriotas que han perdido seres queridos y que se les hace casi imposible volver a empezar. Para todos ellos un sentido abrazo y mi más profunda solidaridad en el dolor interno que hoy viven. Quiero pedirles a mis amigos mampatinos que cada uno pueda dar un minuto de recogimiento, en su silencio interior y de cualquier manera de acuerdo a sus creencias, por todos aquellos compatriotas que no están acompañándonos y a todos aquellos que han perdido un ser querido y desear que aquellos que están desaparecidos vuelvan a estar con nosotros. Esperar que aquellas ciudades que han sido arrasadas por la fuerza natural vuelvan a renacer con el mismo encanto que poseían.
Quiero agradecer el correo recibido, con un gran contenido de esperanza y preocupación, de Mayoneso, un abrazo para el y además mi gratitud por la preocupación demostrada en este blog por todos y cada uno en especial de los amigos mampatinos. Mis deseos de esperanza de que cada uno de uds. se encuentre bien con todas sus familias y que lo que está pasando sea sólo un pesadilla, un mal recuerdo del cual despertaremos prontamente. Un abrazo para todos…mirolo.

Maneko dijo...

Ah, claro. Yo soy Maneko, a veces posteo y colaboro con los blogs de comics.
En verdad, el día ha estado muy tranquilo y pareciera que al menos para mi ciudad, lo peor ya pasó... pero igual nos mantenemos alerta.

Se me encogió el corazón ver cómo quedaron las ciudades en el sur y me enfurecí al ver las hordas de gente saqueando los supermercados y hasta prendiéndoles fuego de pura pica.

Mambrú dijo...

Recién consigo recuperar internet. A Dios gracias, en nuestra casa de Buin sólo hemos pasado un susto inmenso (especialmente el mayor de mis cinco hijos, que fue el único de ellos que captó lo que realmente sucedía), unos cuantos quebrazones y varios cientos de libros en el suelo, pero nada grave, y menos si se compara con lo que sufren en el sur. A ellos, en estos momentos, nuestras oraciones.
Un saludo a todos los mampatinos, especialmente a aquellos que han sufrido daños. Si en algo podemos ayudar, no duden en pedir.

Anónimo dijo...

Es muy lamentable lo que ha ocurrido en nuestro país en relación con el bandalismo que se ha producido luego de esta tremenda catástrofe. Es aquí dónde podemos ver la magnitud de la inmundicia y asquerocidad del ser humano, del hombre, es por eso que sigo amando sobre manera a los niños, dentro de su dulzura e inocencia es lo más cercano a Dios que existe sobre la tierra.

cristian cardenas ortiz dijo...

Reapareci otra vez!!..chuuuuuuuuuta que estubo movida y fuerte la madrugada del 27 de febrero!!..aqui les escribo nuevamente y espero que toda la muchachada mampatina se encuentre bien y sin perdidas materiales y de seres queridos que lamentar;la verdad es que este fue mas grande y fuerte que el del '85,ojala la ayuda a la gente que pasa por estos amargos llegue pronto para un rapido alivio de los afectados..gracias ademas a Mayoneso por su atencion y preocupacion..un bonito gesto que francamente no esperaba..fuerza y saludos a todos;un abrazo..atte Cristian.

Francisco Poblete Gutierrez dijo...

aqui estoy con vida

por si no lo sabian soy de talca y nos toco muy duro. mi ciudad quedo hecha pebre, pero en mi familia, estamos todos bien. hoy recien pude configurar la red y enterarme de algunas cosas

mis condolencias a quienes perdieron a alguien

mi apoyo para quienes comenzamos la reconstruccion

fuerza!, si algo nos caracteriza comoi chilenos es la fuerza que tenemos para salir de la mierda!

Mayoneso dijo...

Bienvenido Francisco. No sabía que eras de Talca. Lamento lo de tu casa pero lo importante es que te encuentras vivo y eso es lo más valioso. Entre todos levantaremos este país.

Una brazo.

qtiavcm dijo...

No se que decir excepto que he estado indignado por la ineptitud de algunas personas. Debido a que hay compañias que salen con puros problemas me ha sido literalmente imposible el querer contactarme con los mios. Desgraciadamente y afortunadamente no estuve ahi cuando todo ocurrio, per creanme que el decir que lo lamento no es suficiente. Solo ruego a los cielos y espero que todo el pillaje, la vandalizacion, la irresponsabilidad, la dejacion asi como la ineptitud de aquellos que no es necesario mencionar, porque seamos realistas, es la verdad aunque duela, como decia, es de esperar que no retrase el avance del pais asi como su reconstruccion.
Chile es un pais inteligente, muy inteligente. Por favor no averguencen a los que vivimos afuera saqueando como si el mundo se fuese a acabar.
Aca lo que mas se muestra es como la gente saquea o como pandillas organizadas (claro, para eso se organizan rapidamente los $#@#$$%!!). Todo eso me da verguenza...... no, miento, no me da verguenza, me da rabia puesto que al parecer todos estos desgraciados todavia no entienden que mientras ellos se llevan un plasma o un refrigerador hay familias tratando de rescatar a los suyos.....
donde esta el verdadero espiritu solidario de Chile?
y despues esos son los mismos animales que lloran porque no se les entiende o ayuda.....
Yo creo honestamente que todo va a superarse, las casas, hogares, escuelas y otros han de volver, lo que no creo que habra de cambiar asi de facil es esa mentalidad que dice constantemente "Noooo! si no me aseguro ahora pierdo!", a esos personajes les mando un mensaje: si tu familia estuviera bajo los escombros, como te sentirias si nadie te pudiera ayudar porque estan ocupados en el saqueo?
Aqui juntamos cerca de 36 mil dolares en la escuela de mis hijos.... le envio mucho amor y cariño desde Queensland, Australia y gracias por estar vivos amigos mios