domingo, 25 de octubre de 2015

"Los ojos de Leila" de Tito [Mayoneso]



Estimados mampatinos, ayer sábado me tomé el día libre y lo dediqué a traducir este álbum del dibujante español, avecindado en Francia, Tito, cuyo nombre real es Tiburcio de la Llave y quien nació en 1957 cerca de Toledo. Este álbum corresponde al décimo volumen de la serie "Tendre banlieue", de la que soy un declarado fanático desde que la conocí a inicios de los noventa en una biblioteca pública en Bélgica. Me gustó mucho el estilo realista de Tito, los paisajes, la arquitectura y, por cierto, sus guiones.



"Tendre banlieue", que literalmente significa "suburbio tierno", es una serie sobre los adolescentes y sus problemas existenciales habituales a esa complicada edad, ambientada en los suburbios franceses, esas aglomeraciones urbanas de la periferia de las grandes ciudades en las que vive principalmente la población inmigrante, la clase trabajadora francesa y que suelen ser estigmatizadas como zonas conflictivas.

Tal vez por eso me gustó tanto esta serie. Por un lado, hay una reivindicación de esas zonas periféricas y marginales (estrictamente hablando, pues están en los márgenes de las grandes ciudades) y, por otro lado, creo que refleja muy bien lo que muchos vivimos cuando teníamos alrededor de los quince años y que no vivíamos en las zonas urbanas más prestigiosas de Chile. Y más allá de las obvias diferencias de contexto, la verdad es que Tito retrata muy bien la universalidad de esa condición de saberse relegado a la periferia y esa condición que las sociedades modernas le han impuesto a los que ya no siendo niños, aún no son vistos como adultos. En fin. Al menos para mí, se trata de una serie extraordinaria, de la que tengo los veinte volúmenes de la que consta.

Tito también tiene otras series de la misma calidad pero de temáticas algo diferentes. Yo tengo su serie "Soledad", que está ambientada en España, aunque publicada en francés. Ahí retrata la vida de un pueblo de Castilla y la vida de quienes fueron testigos de los terribles años de la guerra y la posterior dictadura.

Una de sus últimas obras es un libro sobre el conflicto en los Balcanes. Se titula "Le choix d'Ivana".

Hace mucho tiempo que quería publicar algo de Tito aquí en el blog, considerando que es alguien completamente desconocido para la mayoría de ustedes. No hay traducciones de sus obras al castellano y es alguien muy quitado de bulla, muy gentil y dotado de un talento extraordinario. Admito que a uno le debe gustar el estilo realista, eso sí. Recuerdo habérselo recomendado a nuestro amigo Mambrú pero no le gustó mucho, en verdad.

Es lamentable que ninguna editorial española o sudamericana se haya atrevido con la publicación de esta serie y las otras obras de Tito. Inclusive hay otra serie de los años ochenta que está descontinuada. El propio Tito me explicó que se había pensado en una re-edición pero que luego eso no prosperó. En fin. Por ahora habrá que conformarse con leerlo en francés no más. A ver si este álbum traducido le despierte la curiosidad a algún inversionista excéntrico, jajaja.

Quienes quieran conocer más sobre este gran dibujante, pueden visitar su blog personal: "Les BD de Tito", o su página oficial de Facebook. Ahí encontrarán información, ilustraciones, viñetas, bocetos y todo sobre este dibujante. Yo simplemente les dejo aquí un par de viñetas en blanco y negro del álbum que comparto hoy.





El álbum que comparto hoy lo elegí porque es una historia muy al estilo de Tito. Bueno, todas llevan ese sello en el que retrata con maestría la vida en los suburbios. Esta es la típica historia de amor adolescente, aunque está lejos de ser una historia color de rosa.

Aquí les dejo un vídeo sobre la nueva portada que Tito diseñó para la re-edición de este álbum en 2012. Esa es la que yo tengo porque las antiguas son muy difíciles de encontrar.



El álbum está en 1920 pixeles de ancho, para apreciar en alta definición. No le hice nada a las imágenes, salvo enderezarlas, encuadrarlas y, obviamente, traducirlas. Pero encontré que los colores de las acuarelas de Tito se distorsionaban con el Photoshop, de modo que dejé los colores, luz y brillo tal como los capturó mi scanner. En el iPad se ven realmente extraordinarios. Ojalá aprecien esta obra y disfruten de una buena lectura este domingo por la tarde.


2 comentarios:

MaGoTo dijo...

Muchas gracias Mayo, el contexto de la historia que planteas me interesa, lo voy a descargar para poder comentar a mayor profundidad.

Se ve un arte muy fino en las viñetas que has adjuntado, el estilo europeo es un estilo de mucha dedicación y fineza, no manejo el frances pero he revisado todoslo Les Petit Hommes y Spirou, realmente los detalles son sorprendentes.

Lamentablemente la cultura de las historietas con talento se ha perdido, en las generaciones posteriores a los 90's y luego la televisión por cable ha hecho el resto. De esta manera, el mercado para esots productos es hoy extremadamente reducido y por ello, al menos en Chile, sacar productos de la calidad que merecen es muy costoso, a menos que grandes empresas apoyen con una adecuada publicidad.

Bueno, debo volver al trabajo, muchas gracias de nuevo por este aporte, el cual sin duda le llevó un buen tiempo realizar, yo efectué un par de traducción a un par de historias que me interzaron y realmente es un trabajo que lleva harto tiempo.

Un abrazo,

MaGo

Nelson dijo...

Quise darme la pega de leerlo entero antes de comentar, profe Mayo. Me gustó el arte, muy elaborado, tal vez muy "estático" para mi gusto, pero coherente con el ritmo de la historia, y coherente con este estilo de comic, cuya aproximación a los eventos siempre es lenta, con viñetas estáticas, muy detalladas, que trasmiten una intimidad y un ambiente de "mirarse para adentro" que no se lograría con un estilo de dibujo más ágil.

La historia es muy tierna, muy de todos los días, sin dramas cebolleros como nos tiene acostumbrada la prensa diaria. Te confieso que al escuchar "periferia" me imaginé una historia más bien sórdida, una historia de drogas, violencia marginal, prejuicio y racismo como nos tienen acostumbrados algunos autores amargados que se las dan de profundos. En cambio, me sorprendió con una historia de amor juvenil que podría pasarle a cualquiera, como le debe haber pasado a muchos, en esos años de crecimiento que siempre están llenos de inseguridad, de presiones por madurar, por demostrarle algo al mundo, por triunfar, o qué se yo.

El drama es bien humano, y por eso también solucionable. Poco a poco el autor nos va revelando el "secreto" del protagonista, (no quiero reventar sorpresas) en su relación con Leila, pero el acierto está en lo que dije antes. Que siendo un drama, no es tragedia, aunque los protagonistas lo vivan como tal y se hagan una tormenta en una botella, como todos hicimos algunas vez en nuestra -ya lejana- adolescencia. El final abierto, incluso, lo encuentro un acierto más. No sabemos si será un amor grandioso o una linda amistad, pero lo que sea, estará bien.

Conozco poco a Mambrú, (sólo conversamos una vez), pero supongo que él tiene medidas más exigentes para juzgar una historieta. Yo no le pondría "pegas" serias, lo encuentro en general un trabajo excelente. Confieso que la portada sí me produjo un "no sé qué, qué se yo". Me recordó las portadas de la vieja editorial Bruguera. Tal vez el volumen no está bien logrado, el dibujo se ve más bien plano, como que le faltan unos gramos de Da Vinci para estar perfecta, pero es apenas un detalle. El desarrollo interno es perfecto, la obra se lee sola, de principio a fin sin esfuerzo. Encuentro en general un siete esta obra.

Ah, y es muy divertida la secuencia de defensa del gremio por parte de Tito. Pero su argumento es verídico. Muchos niños que se aficionan a las historietas son después grandes lectores adultos.