lunes, 18 de noviembre de 2013

Eduardo De la Barra [1942-2013]


Después de la jornada electoral de ayer domingo, es la hora de hacer un pequeño homenaje a otro de los dibujantes chilenos que nos ha dejado en los últimos días. Se trata de Eduardo De la Barra, el suegro que muchos quisieran tener pues el padre de Palomita, su más concido personaje.

Eduardo De la Barra nació en Chillán y desde temprano desarrolló el gusto por el dibujo. Antes del Golpe de Estado, De la Barra colaboró en medios tan disímiles como la revista Ockey, la revista Punto Final, pertenenciente al MIR, el diario La Nación, y en varias publicaciones de la Editorial Quimantú, como la revista La Chiva. 

Pero quienes aún no pasamos los cincuenta años, conocimos a De la Barra cuando colaboraba en algunas revistas de oposición en los años de la dictadura chilena. Concretamente, yo lo conocí en la revista Cauce y después lo vi diseminar su arte en varios medios escritos, una vez que volvió la democracia. Fue entonces que caí en la cuenta que a ese dibujante lo había visto en mi querida revista Mampato. En efecto, el estilo era inconfundible. Setrataba de una historia en la que una vieja fea, Doña Miseria, se pegaba a una familia a la que sólo traía penurias.

Es cierto que su personaje más famoso es Palomita, probablemente porque publicó una tira diaria con las aventuras de esta voluptuosa rubia en uno de los diarios de mayor tiraje en Chile. Pero no fue su único personaje. Los detectives "El piola" y "El jaiba" son otros de los personajes salidos de su pluma.

Siempre me gustó su estilo de dibujo como también su peculiar humor. Una de las últimas contribuciones que hizo fue en la saga "Zombies en La Moneda". Las caricaturas de los personajes nacionales, especialmente políticos, siempre fue uno de sus fuertes. Del mismo modo, el dibujo de hermosas y esculturales mujeres también ha sido uno de sus rasgos característicos.

La otra vez me compré un libro recopilatorio con parte de su obra. Se titula "Corazón de tinta" y fue editado por Mythica Ediciones. De ahí he tomado una selección para que quienes no conocen su obra puedan degustarla. El libro cuesta poco más de ocho mil pesos y lo encuentran en algunas de las librerías grandes del país. Yo lo compré en la librería "Metales pesados" de la Alameda, en Santiago.





17 comentarios:

Nelson dijo...

Sin duda un gran creador al que vamos a echar mucho de menos.

MaGoTo dijo...

En realidad, profe, Eduardo de la Barra, no es precisamente el padre de Palomita, ya que Eduardo, declaro en alguna entrevista que cuando era joven, en su barrio, había una hermosa niña rubia, de la cual estaba enamorado, y que nunca lo tomó en cuenta. Fue entonces que la empezó a dibujar hasta lograr a la Palomita que conocemos. Entonces, Paolomita vendría a ser el amor Platónico de Eduardo .

Por cierto. Que historieta publicó Eduardo de la Barra en Mampato?

Un abrazo,

MaGoTo

Nelson dijo...

Sería algo así como el síndrome de Pigmalión, Magoto. (temo que de eso sé mucho).

Dejaré que el profe dé una respuesta más extensa, pero me recuerdo que era un cuento acerca de la Miseria, encarnada en un personaje.

MaGoTo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MaGoTo dijo...

Jajaja, en efecto, tu lo has dicho, lo de Eduardo es en realidad un efecto Pigmaleon. Para quien no es escultor ni dibujante, en alguna medida idealiza algo y se enamora de ello, ahora, acaso sabes de ello porque lo has estudiado o por que te ha pasado? Jeje, yo también tengo algo de Pigmaleón.

Por cierto, un Gerente tenía pegado en su panel el dibujo de Rena que le hice cuando dibujaba Agharta, ya que de niño, me comento, ha estado enamorado de ella.

Y también espero el comentario del profe,

Un abrazo,

MaGoTo

Nelson dijo...

Lo he vivido, Magoto, qué caramba.

Y ciertamente también he tenido mis amores de papel, y... es bastante lógico si pensamos que las mujeres de caricatura son seres maravillosos; perfectas, no envejecen, no necesitan implantes ni maquillaje. En la edad de oro del cómic chileno hubo abundancia de nenas sexys, luego Palomita quedó solita, como el último neandertal. Claro que los personajes de historieta nunca mueren, sólo quedan en hibernación. Don Eduardo nos ha dejado, pero, sus personajes pueden volver en algún tomo recopilatorio.

Un abrazo y nos vemos, Magoto del Gran Norte.

Fandemampato dijo...

Gran persona y gran artista, querido y respetado por quienes lo conocian.

Fandemampato dijo...

Se me olvido comentar que el personaje de Jesus Barrera de los distintos tomos de Zombies en la Moneda esta inspirado en el.

Unknown dijo...

Yo tuve la suerte de trabajar con él los últimos 5 años (le escribia guiones para la tira de Palomita) y debo decor que don Eduardo era como un joven de 18 en el cuerpo de un adulto mayor, siempre alegre, dicharachero y con una personalidad que te hacía no sentir en absoluto la diferencia de edad que pudiese haber.

Yo sabía que estaba mal de salud (el último correo que me envió fue básicamente una despedida, donde me habló de su cáncer, diabetes y el diagnóstico lapidario que le dió el médico) pero aún así la noticia de su muerte me agarró de sorpresa y me impactó como si hubiese perdido a un familiar.

Con él se fue el último de los grandes artistas del cómic que aún quedaba en el país.
No es por desmerecer a los otros, pero francamente, ellos no son lo mismo que la generación de maestros que ya murió.

SERVANDO dijo...

MagoTo, las historietas aparecidas en Mampato de Edo de la Barra son, por lo menos, tres: la de Doña Miseria (como señala mayoneso), Ñanku y el Cuero y (si no me equivoco) una de un conejo que humilla a un puma. Esas historietas aparecieron en los números 300. Me encargaré de investigar apenas me desocupe de la pega.

MaGoTo dijo...

Gracias Servando, me acuerdo e esas historietas, las buscaré

Unknown dijo...

Hoy viernes 29 de Noviembre, La Cuarta finalmente removió la tira de Palomita de la versión digital de su diario.

Nunca supe que don Eduardo hubiese elegido un sucesor para que la continuase (de hecho, él siempre me hablaba pestes de la nueva directiva del diario y los problemas que le causaban) conque supongo que hasta aquí nomás llegaron Palomita y Platón.

En el tintero quedaron una pila de tiras que nunca fueron publicadas en el diario por confusiones del inútil que estaba a cargo y lo mismo pasó con un juego de plataformas que estaba programando y que algún día esperaba poder publicarlo por medio de Don Eduardo de la Barra.

Cuec.

SERVANDO dijo...

MagoTo, la información que te di poco antes está incorrecta. Estuve revisando mi colección, y hallé solo dos historietas de don Eduardo de la Barra: "La Señorita Miseria" (N° 224) y "Yamal" (240).
En cuanto a "El Cuero" (N° 159) y "La Liebre Cachetona" (N° 160), no son en absoluto del estilo de de Edo.

Nelson dijo...

En efecto, Palomita desapareció de la cuarta digital. Antes ya había salido de la cuarta de papel.

Tenia esperanzas de que fuera nomás un ajuste, pero si no había sucesor nombrado, me parece que no la vamos a ver más.

¿Nunca más? En eso no quiero ser tan drástico. Los personajes de papel tienen el poder de revivir del olvido cuando menos nos esperamos, aunque nunca será lo mismo que los expresivísimos dibujos de don Eduardo, quizá el tiempo nos de alguna sorpresa alguna vez. Yo los animaría a mantenerla viva a través de homenajes.

Unknown dijo...

Mira, mejor que no haya sucesor porque nunca sería lo mismo.
Ya ves el descalabro en que se convirtió la tira de Pepe Antàrtico (la que encima, es hecha de mala gana)

Como dije más arriba, la nueva directiva de La Cuarta andaba dando problemas a Don Eduardo con respecto a Palomita ya que estaban tratando de cambiar la imagen del diario y apuntarla a un estrato más alto (por eso es que de repente la página de La Cuarta se llenó de videos y apilcaciones en Flash con propagandas cuicas) y hace tiempo que le querían bajar el perfil al contenido más adulto, etc.

Espero que algún día podamos ver una recopilación en papel de las tiras más importantes de Palomita, como las que se hacían para marcar sucesos importantes del país (la visita del Papa, el plebiscito del 88, los terremotos, victorias deportivas, etc.) porque de una u otra forma, también eran historia.

Nelson dijo...

Cierto, mejor dejarlo tranquilo que hacerlo mal.

Ya había notado lo tiesos que son los monos de Pepe Antártico, y ni hablar de Condorito ahora en las garras de televisa, si lo único bueno que sacan son los originales de Pepo.

Lo que más me apena es enterarme de los problemas de Don Eduardo con la directiva del diario, siempre son los tipejos que creen que saben dirigir los que acaban arruinando las cosas.

¡En fin! veamos que se puede hacer para mantener viva su obra y su recuerdo.

Unknown dijo...

Las tiras de Palomita aún están disponibles en el diario si revisas las ediciones anteriores: Armar una recopilación separada por año no sería mal.

Uno de los problemas que Don Eduardo tenía en el diario era que el encargado de subir las tiras a la internet las escaneaba a bajísima resolución (creo que no llegaba ni a los 50 dpi) y además dejaba una o dos semanas armadas de antemano, con lo que más de una vez las tiras de Palomita que correspondían a una fecha especial (Fiestas patrias, navidad, vacaciones, etc) nunca se publicaban porque el inútil encargado de subirlas ya había rellenado todos los espacios y para cuando se volvían a vaciar ya era demasiado tarde.

Una anécdota: En el año 2009 Don Eduardo hizo unas tiras de fiestas patrias con unos guiones que le escribí pero una de esas tiras no alcanzó a ser publicada por las razones que puse arriba.
Hubo que esperar hasta el 2012 para que la condenada tira por fin viera la iuz porque todos los años se la volvían a dejar fuera.