miércoles, 16 de enero de 2013

¿Héroe o villano?

¡A votar, a votar! Para saber qué pensamos de Rico MacPato, qué mejor que participar en la encuesta de aquí arriba ¿Cuál será la opinión que los ciudadanos del blog tienen de este viejo escocés?

Y bien, luego de tres días de votaciones, el veredicto del respetable hacia el avaro pato fue magnánimo. La mayoría opina que en el fondo es una buena persona ¿Cómo ha conseguido ganarse el reconocimiento y aprobación de los lectores? Supongo que con su personalidad y su buena dosis de hilaridad también porque, ¿quién no se ha reído con sus obsesivas ideas que lo llevan a buscar la ganancia de las formas más increíbles?

Tío Rico representa lo más genuino de ese espíritu capitalista que expresa Benjamin Franklin cuando advierte lo que perdemos si dilapidamos aunque sea un mísero chelín. Y Tío Rico parece haberle hecho caso rigurosamente al célebre norteamericano pues para él un centavo malgastado encierra toda una fortuna que se habría dejado de percibir a causa de ello ¿Exagerado? Tal vez. Pero así es como consiguió amasar su fortuna.

10 comentarios:

Sergio Arakaki dijo...

Rico McPato es el arquetipo del capitalista , Su moral sera determinada Según las premisas de cada dibujante y guionista y según el ambiente cultural de cada país y momento histórico, Rico McPato se presentará como el lado más amable o más desagradable del capitalismo, (Ya habia comentado Maneko la diferencia de un Rico McPato de Italia a un Rico McPato Americano),
Asi podemos ver a Tio Rico , a veces mas miserable , avaro y otras no tanto , inclusive con pequeñas muestras de generosidad.


Adam Wesp dijo...

Definitivamente mi héroe!

Nelson dijo...

Pucha, es pregunta difícil, porque es un personaje muy complejo. Como señalò Sergio, representa el capitalismo puro y duro, y como tal puede ser muy amable o todo un %&$%! según las circunstancias. Es avaro, eso está claro, y explota a sus sobrinos en sus búsquedas de tesoros, pero Donald no ayuda mucho con su flojera endémica. Aunque siempre piensa primero en el billete, a veces la historia le da una lección de humanidad, sin ir más lejos se me viene a la mente la aventura con los indios pigmeos. Siempre se le ve gruñón pero uno se pregunta, ¿no será que Donald le saca plumas, perdón, canas verdes con su ineptitud? Los patos chicos, por su parte, siempre parecen ser la conciencia que lo picanea cual Pepe Grillo. Claramente jamás renunciará a la ganancia monetaria como razón de vivir, pero eso no le impide amar a su familia, quizá trata de enseñarles lo que el piensa que es lo importante de la vida, (producir y ganar) pero ellos tienen otra opinión sobre eso. Cabalga sobre el borde de lo despreciable, pero al final algo lo salva, lo redime y lo vuelve un personaje querible, con grandes, grandes defectos, pero entrañable.

Aquiles Brinco dijo...

En efecto, estoy de acuerdo con Sergio y Nelson. Cuando Barks diseñó al personeje, era sólo un capitalista viejo y avaro que vivía solo en su castillo. Y ahí empezó a evolucionar.

Yo no creo que sea un héroe ni un villano, sino un empresario avaro y un tanto inescopuloso. A mi me tinca que Rico McPato es más obsesivo que codicioso, y que sería igual si coleccionara estampillas o revistas de historietas. De hecho, yo pienso que (guardando las proporciones), es como Ebenezeer Scrooge, de Canción de Navidad, un tipo avaro y hasta cruel, pero que puede actuar con humanidad si se lo empuja un poquito.

Adept-eX dijo...

Vaya... difícil pregunta. Depende del autor que lo haga.
Yo me acuerdo bastante el Rico Mcpato de las Pato Aventuras. Al principio era un viejo amargado que estaba desencantado de la vida, pero poco a poco se empieza a abrir luego de conocer a sus sobrinos.

Allí no los pintan como un viejo pillo, osado y bastante aventurero y que en su juventud cometió muchos errores por preferir el dinero, entre ellos el amor de su vida.

Lo otro, depende del villano de turno o antagonista que se le presente. Por lo general a Rico Mcpato no los pintan como un capitalistas pero con ciertos estándares. Si hay alguien más inescrupuloso que el generalmente McPato viene a poner la dosis de etica, eso si, siempre sin descuidar la ganancia.

Anónimo dijo...

Es un tio rico. Ni villano porque tiene a los chicos malos ni tampoco un heroe por tiene a sus sobrinos para que lo auxilien. Es un avaro simpatico. ;-)

BORIS ENAUD dijo...

Villanísimo! O por lo menos no hay héroe que pueda tener un atuendo menos adecuado para luchar por la justicia...

Gerardo dijo...

Para mi un villano es alguien que sigue la senda del mal. Desde ese punto de vista, tio rico no encaja en ese estereotipo. Sin embargo es un viejo tacaño y egoista, a veces más a veces menos, dependiendo la historia. No, villano no es. Es un héroe mano de challa.

Anónimo dijo...

Mac Pato está basado en el modelo americano del "Self made man" es decir de la gente que comienza con nada y a puro ñeque amasa una fortuna.

Muchas de las historias de Carl Barks muestran al tio rico enojado porque la gente le pide dinero en vez de trabajar y ganárselo ellos mismos, ya que según él, cualquiera puede hacerlo siempre y cuando se esfuerzen mucho y no hagan cosas deshonestas en el camino.

O sea, no. No es un villano en lo absoluto.

Nelson dijo...

Mc Pato refleja esa mentalidad gringa que contrasta con nuestra mentalidad hispanoamericana. me explico: USA valora al hombre que se hace rico por su propio esfuerzo, mientras Latinoamérica heredó de España un estatismo social y una doctrina de resignación. Aquí todos los mecanismos sociales tiran a que la gente debe conformarse con la clase social que le tocó, la riqueza es cosa de nacimiento, y ya querer progresar es signo de rebeldía. Por muchas décadas el hombre enriquecido por legítimo esfuerzo fue mirado por la "nobleza" chilena como un "roto alzado" y se le hacía una distancia social aunque hipócritamente se negociaba con ellos. Hoy, aunque imitamos a los gringos en casi todo, el estatismo y la mentalidad patronal sigue estando en nuestro código no escrito, tanto en la cerrada oligarquía, como en el pueblo que sigue viendo la riqueza, o bien como un sueño inalcanzable, o bien endiablándola, dudando de que el dinero pueda ganarse limpiamente.