domingo, 23 de diciembre de 2012

Suplemento de historietas "La Tercera" 1981 [Mayoneso]

Ayer llegamos sólo cinco sobrevivientes al punto de encuentro previamente acordado: Enrique, Nelson, Alex, Jaime y yo. Frente al tótem de Mampato, compartimos nuestras primeras experiencias como sobrevivientes de "la Gran Catástrofe". Lamentablemente, ninguno de nosotros le creyó mucho a los agoreros y "falsates", de modo que solamente andábamos con mínimos elementos de sobrevivencia. En todo caso, los suficientes como para salir de cacería a la zona prohibida.

Debido a los tres días de oscuridad, y como consecuencia de la alineación planetaria, nuestras máquinas fotográficas no funcionaron y por eso no hay registro gráfico de nuestra aventura. Apenas pudimos acostumbrarnos a las penumbras apocalípticas como para emprender nuestro peligroso viaje. Solamente Jaime desertó debido a que necesitaba volver pronto con algunas provisiones para su familia. Es de esperar que haya llegado con vida.

Los que quedamos, estuvimos durante horas recorriendo la zona prohibida. Revisamos cuantas cavernas encontramos en el camino, con tal de descubrir algún objeto que nos permitiera continuar viviendo. Además, miles de sobrevivientes decidieron visitar también la zona prohibida, de manera que había que andar muy alerta ante cualquier intento de agresión.

Aunque estaba todo en penumbras, el calor emitido por la radioactividad nos dificultaba la caminata. A eso se sumaba el hambre acumulada luego de horas sin ingerir proteinas. Por suerte, Alex nos guió hasta una caverna en la que encontramos carne de un animal mutante cuyo nombre ninguno de nosotros se atrevió a averiguar. Simplemente lo engullimos con avidez, intentando no reparar en escrúpulos aprendidos culturalmente.

Ni Nelson ni yo nos atrevimos a probar el agua que allí había. Enrique y Alex se aventuraron a hacerlo, pero les costó mucho encontrar un pozo del que sacar el vital elemento. Aunque en apariencia no les pasó nada, en la oscuridad se les observaba un leve color fosforescente que irradiaba de sus cuerpos. Pero nadie parece haber notado nada, o más bien no quisieron notarlo.

Varios de nosotros encontramos algunos objetos que, aunque no pudimos saber para qué servían exactamente, tenían aspecto de ser muy valiosos. La mayoría de ellos los obtuvimos aventurándonos en extensas cavernas donde nos topamos con toda clase de seres vivientes. Otros, los encontramos tirados a orillas de destruidos caminos.

Cuando comenzaban a aullar las criaturas de la noche, decidimos emprender el regreso. Cada uno traía consigo lo que pudo conseguir en esta extraña jornada. En mi caso, y gracias a un generador del que dispongo, pude llegar a mi hogar a digitalizar este tesoro que encontré en la zona prohibida y que ahora comparto con los pocos que puedan haber por allí. Espero que lo valoren porque es un objeto escaso y solamente los más viejos del grupo fuimos testigos de su época de gloria.

Lo dejo en dos versiones. La primera es la versión original, sin editar nada. Ni color ni brillo ni nada. La segunda, es una versión editada, de modo que quien prefiera conservar ésta lo pueda hacer. Espero sus comentarios.




8 comentarios:

Enrique Chicano dijo...

Hola Profe Mayo!!!
Ambas versiones del scanner están estupendas, considerando su apolítica historia jajaja
y qué decir de la narración… tal como la recuerdo jajajaa y la verdad que el sol apocalíptico estaba
terrible, mira que llegue con una jaqueca magna de regreso a mi casita-cueva paro nada que un migranol no solucione. En cuanto pueda te enviare algo de mi casería para compartir con los sobrevivientes del blog, saludos a todos los Golas-Golas y que tengan unas lindas y felices fiestas junto a sus seres queridos!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

A la recresta... y esta reliquia, ¿de dónde habrá salido...?
Admito que el corazón me dio un vuelco al ver el título de "suplemento de historietas" ya que por un momento pensé que se trataba de la mítica edición de navidad que salió en 1980/1981 con esa inolvidable historia del huaso Ramón y varios otros chistes como el del lolo que ve al viejito pascuero dejarle una honda y que muy serio le dice "Saí que más loco? Yo me refería a una moto, cachái?"

Nelson dijo...

Jjajja, muy bueno el relato de nuestros sobrevivientes, querido profe, nuestro deambular por la zona prohibida fue realmente muy ilustrativo de la conducta humana post-apocalíptica, especialmente la tendencia a especular con lo poco que sobrevivió al accidente. la carnita mutante estuvo bien yika, en buena hora me abstuve del líquido... por cierto espero que Alex halla llegado a casa antes de los efectos del brebaje que ingirió.

A la próxima, gorritos y protector solar, por siaca. Me alegro de que Enrique esté mejor de su sesera. Mientras, sigo buscando entre los restos de mi bombardeada biblioteca el encargo de Jaime.

¡Ah! y también me adjudiqué unos restos muy interesantes que espero postear luego. ¡Larga vida a los sobrevivientes!

Cristian Vergara dijo...

Saludos amigos, espero estar en la próxima, y si no , el sólo hecho de que luego de cada encuentro estan los relatos de Mayoneso vale la pena...."Siempre geniales",recuerden tambien que esta pendiente el marcar territorio en la feria El Belloto para la tribu Gola-gola..Saludos y Felicidad
es!!!!

Lucho Paredes R. dijo...

Felicides don Mayo... disfruté del relato como si hubiera estado con ustedes... espero que sigan las juntas y poder reunirme alguna vez con otros Gola Golas... por ahora vaya un saludo de Navidad a todos y que tengan una bonita y especial Nochebuena.

EPILACHU dijo...

..."fascinante relato de estos cinco sobrevivientes, que lograron juntarse a pesar de lo toxico del ambiente y la alta radiacion solar un abrazo a la distancia desde mi bunker en la region norte y a todo los mampatinos que han sobrevivido a estos ultimos sucesos!, ...¡saludos y mucha fe y fuerzas!

EPILACHU dijo...

..."fascinante relato de estos cinco sobrevivientes, que lograron juntarse a pesar de lo toxico del ambiente y la alta radiacion solar un abrazo a la distancia desde mi bunker en la region norte y a todo los mampatinos que han sobrevivido a estos ultimos sucesos!, ...¡saludos y mucha fe y fuerzas!

Nelson dijo...

Iba a contar además, que entre los tesoros que me adjudiqué venía el mismo chiste del huaso Ramón que trae este especial, pero impreso a dos colores, por lo que la calidad es inferior a esta copia. Me hace curiosidad eso sí, cómo se conservaban los originales y se reimprimían en diferentes ediciones antes de que la computación se enseñorease del mundo.